GIMNASIA

Biles reescribe la historia

Simon Biles (i) bromea antes de subir al podio de Doha, tras sumar su cuarto oro en un Mundial. :: efe/
Simon Biles (i) bromea antes de subir al podio de Doha, tras sumar su cuarto oro en un Mundial. :: efe

La americana se convierte en la primera gimnasta en lograr cuatro otros mundiales

EFE/L.R. MADRID/LOGROÑO.

La estadounidense Simone Biles se convirtió ayer en la primera gimnasta de la historia que consigue cuatro medallas de oro mundiales al imponerse en Doha con una puntuación de 57.491. Biles tiene la oportunidad de agrandar aún más su figura ya que tanto este viernes como mañana sábado peleará por más preseas de oro. La estadounidense pugnará en las cuatro finales por aparatos consciente de que es favorita, por resultados, en salto, barra y suelo, mientras que en paralelas la lucha está más cerrada.

El cálculo renal que sufrió Biles en vísperas del comienzo de la competición no lastró su rendimiento y llegó con la mejor nota en cinco de las seis finales por aparatos -sólo en asimétricas le ganó la belga Nina Derwael-. Ayer dominó con holgura el 'All around'. Biles obtuvo las puntuaciones de 14.533 en salto, 14.725 en asimétricas, 13.233 en barra de equilibrios y 15.000 en suelo para un total de 57.491.

La reina de la gimnasia artística no necesitó la perfección para superar al resto. Cometió fallos en salto, barra de equilibrios y suelo, pero su ventaja en dificultad le condujo al título con 1.693 puntos de margen sobre la japonesa Mai Murakami. Ésta fue mejor que Biles en salto y barra de equilibrios y, aunque el margen fue insuficiente para alcanzar la victoria, al menos se llevó la medalla de plata con 55.798. La estadounidense Morgan Hurd, campeona del mundo el año pasado en ausencia de Simone Biles, subió al tercer peldaño del podio con una puntuación de 55.732, dejando fuera del cajón a Derwael (55.699) y a la número uno rusa, Angelina Melnikova (55.698).

Biles no ha encontrado rival en los últimos cinco años. En Río 2016 sumó cuatro preseas de oro

Simone Biles prolonga, de esta forma, su racha victoriosa, que comenzó en los campeonatos nacionales de 2013 e incluye cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Biles rompió el estatus de la gimnasia hace cinco años. En Río alcanzó la gloria, pero decidió tomarse un año de descanso cuando rompía la frontera que da la bienvenida a los 20 años. A su edad, mitos de la gimnasia como Nadia Comaneci habían dicho adiós. La rumana se despidió con 19 años, con la gloria olímpica, pero sin un título mundial. Biles no ha encontrado rival en el último quinquenio, desde que su pequeña figura apareció en el Mundial de Amberes.

El año no ha sido sencillo para la americana. En enero del 2018 reveló haber sido víctima de abusos sexuales por parte del exmédico de la selección de gimnasia estadounidense Larry Nassar. Meses antes, en julio de 2017, Nassar fue sentenciado a 60 años de prisión. Fue la primera de una serie de condenas a las que siguieron otras dos por agresión sexual.

En esta misma competición, la sevillana Ana Pérez, única española clasificada para el concurso general, terminó en el puesto 23 con una nota acumulada de 51.332. Pérez se había ganado el puesto en el concurso completo tras concluir el domingo pasado la fase de clasificación en la vigésima sexta plaza con una nota de 52.132 puntos que le dio el penúltimo billete para el concurso. Sus notas fueron: 13.566 en salto, 12.900 en asimétricas, 12.366 en barra de equilibrios y 12.500 en suelo, en total 51.332.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos