CURLING

El ajedrez del hielo llega a Logroño

Imagen de una competición en Vitoria. :: /Harrikada Curling
Imagen de una competición en Vitoria. :: / Harrikada Curling

Logroño Deporte ofrece esta temporada cursos de iniciación del curling

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Ailsa Craig es una isla escocesa deshabitada situada en el fiordo de Clyde. De forma oval, el islote mide aproximadamente 3,2 kilómetros de circunferencia y alcanza una altura de 338 metros con acantilados pedregosos desde donde se extrae (después de desprenderse de la montaña de forma natural) un granito muy especial y que es la esencia de un deporte de invierno: el curling, que a partir de este curso se podrá practicar en Logroño. En concreto, Logroño Deporte impartirá en su programa un curso de curling tanto para abonados como para no abonados.

Aprovechando la pista de hielo de Lobete, la idea es sembrar la semilla del curling para que empiece a germinar. Como en su día se hizo con el patinaje sobre hielo o el hockey, disciplinas que ya cuentan con clubes en la región (Club Hielo Rioja y Milenio). Las inscripciones se abrieron para los abonados en agosto (70 euros) y para usuarios será a partir del 12 de septiembre (140 euros). Logroño Deporte ha previsto para esta temporada dos cursos, los martes desde octubre a enero, y de enero hasta abril.

El alavés Iraitz Pérez de Goldarazena, que será el coordinador de la actividad, explica que los cursos están dirigidos a principiantes y que, incluso, «no es necesario saber patinar».

En España existen unos 200 federados repartidos en 16 clubes que a lo largo del año disputan varias competiciones en categorías Masculina, Femenina, Mixtos y Dobles Mixtos. Se trata de competiciones de fin de semana que se acaban convirtiendo en lúdicas, señala Pérez de Goldarazena.

Las piedras, cuyo material es extraído de Ailsa Craig, pesan alrededor de unos 20 kilos y todas tienen la misma resistencia al hielo. Los jugadores de curling participan también con una escobilla de cabezal fijo con cepillos de tela -deben estar homologados- con la que calientan unas gotitas esparcidas por el hielo que permitan un mayor desplazamiento. Un juego completo con 16 piedras puede costar unos 9.000 euros.

La 'pista' es de 45 metros de largo y 5 de ancho y juegan dos equipos de cuatro jugadores que lanzan la piedra a una diana. La precisión y la táctica -el último lanzador cuenta con mucha ventaja- son indispensables en un deporte, conocido como el ajedrez del hielo, que llega a La Rioja para instalarse.