El River Ebro sale victorioso de San Roque

Los rinconeros se impusieron al Agoncillo gracias a dos goles en el tramo final del encuentro

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

agoncillo. El River Ebro continúa con su buena línea de resultados tras ganar ayer en San Roque al Agoncillo en un encuentro que no se decidió hasta el tramo final. Fue entonces cuando los rinconeros rompieron la igualada para sumar los tres puntos en litigio.

1 Agoncillo

Pastor, Ivic (Maiso, m. 71), Pesquera, Jaime, Ángel, Aritza, Isma, Marc, Urquía (Joseba, m. 61), Adri (Pierce, m. 62) y Miguel.

3 River Ebro

Álvaro Marín, Zamora, Alberto León, Albert, Miguel, Matute (Abel León, m. 68), Niño, Dani Garrido, Miranda (Eneko, m. 83), Mauleón (Ismael, m. 63) y Yerai.

Goles
0-1, m. 58, Albert; 1-1, m. 67, Pierce, de penalti; 1-2, m. 84, Zamora; 1-3, m. 89, Eneko.
Árbitro
Montoya, con Covaleda y Zorzano. Amonestó a los locales Pesquera, Jaime, Isma y Pastor; y a los visitantes Yerai, Álvaro Marín y Dani Garrido.

El partido resultó igualado y la primera parte transcurrió sin demasiadas oportunidades de gol. Los de Parri, eso sí, pisaron más veces el área rival gracias, sobre todo, a las continuas faltas que sus oponentes concedían en campo propio. Aun así, no inquietaron mucho a Pastor, que sólo tuvo que intervenir para repeler un centro-chut de Dani Garrido. El resto de disparos visitantes, de Miguel y Miranda, se perdieron cerca del palo de la meta local, pero no hicieron trabajar al portero avionero.

El Agoncillo arrancó la segunda parte con energías renovadas y, de hecho, Urquía probó suerte con un tiro que, tras tocar en un defensa, acabó en las manos de Álvaro Marín. Sin embargo, su buen retorno de los vestuarios se encontró con una temprana respuesta de los riojabajeños, quienes no tardaron en adelantarse en el marcador. Albert fue el más listo dentro del área y, tras varios rechaces, estableció el 0-1.

A los locales les tocaba remar contra un marcador adverso, pero supieron reaccionar y volvieron a equilibrar la contienda gracias a un penalti cometido sobre Miguel que Pierce se encargó de transformar. La entrada en el campo del rápido delantero y de Maiso dieron más presencia en ataque al Agoncillo, pero los de David Rudíez no pudieron evitar que sus oponentes se llevaran el triunfo en el tramo final.

Así, el 1-2 fue fruto de un despiste de Pastor que Zamora aprovechó a la perfección con un disparo lejano que sorprendió al guardameta local. Ese gol llegó en el minuto 84 y el Agoncillo, no le quedaba más remedio, se lanzó con todo lo que tenía al ataque. Eso hizo que, cuando el encuentro estaba a punto de finalizar, el River Ebro generara un contragolpe y Eneko sentenciara la contienda. La victoria se fue a Rincón de Soto.