Primera victoria en El Mazo

Los jugadores del Haro celebran uno de los tantos de la goleada sobre el Agoncillo. :: Donézar/
Los jugadores del Haro celebran uno de los tantos de la goleada sobre el Agoncillo. :: Donézar

El Haro castiga con una goleada a un Agoncillo que queda como último clasificado de la liga

D. M. A.LOGROÑO.

El Haro consiguió ayer la primera victoria de la temporada en casa, en El Mazo, tras castigar con una contundente goleada al Agoncillo, equipo al que condena a la última posición de la liga, sin haber sumado aún punto alguno. A pesar del marcador, el partido no resultó sencillo. Y es que en la segunda parte, con el marcador en contra (2-0), el Agoncillo sufrió la expulsión de un jugador y, lejos de venirse abajo, en la siguiente jugada recortó distancias. Pero la expulsión, poco después, de un segundo hombre, que encima era el portero, terminó por decantar el juego por los blanquinegros, que, con la superioridad numérica, golearon a los avioneros para el 6-1 final.

6 Haro

Sobrón, Ibáñez (Martínez Lacuesta, m. 80), Pirri, Txejo, Loza (Óscar, m. 63), Josua, Bassano, Arana (Arguiarro, m. 65), Joseba, Achi y Sota.

1 Agoncillo

Álvaro, Huerta, Pesquera (Gómez, m. 78), Argaiz, Borja (Ovejas, m. 46), Ismael, Sanz, Urquía, Gonzalbo, Jordan y Del Campo (Luisja, m. 52).

Goles
1-0, m. 17, Joseba; 2-0, m. 44, Joseba; 2-1, m. 65, Luisja; 3-1, m. 75, Sota; 4-1, m. 77, Bassano; 5-1, m. 88, Sota; y 6-1, m. 89, Arguiarro.
Árbitro
Adrián Calvo, con Lázaro y Zorzano, amonestó a los jugadores locales Txejo, Loza y Arana y a los visitantes Borja, Pesquera y Huerta, además de expulsar por doble tarjeta amarilla a Sanz (m. 64) y a Álvaro (m. 86).

El marcador lo abrió Joseba en el minuto 17, después de un arranque con claro dominio blanquinegro, aprovechando un pase de Ibáñez por banda derecha. El mismo Joseba amplió la renta hasta el 2-0 con un segundo tanto al filo del descanso, de nuevo aprovechando una asistencia de su compañero Ibáñez, tras una extraordinaria jugada personal que culminó con una internada en el área. El entrenador visitante, David Rudíez, decidió realizar una sustitución en el descanso para cambiar de rumbo el partido: introdujo a Ovejas en lugar de Borja. En la segunda parte, Sanz vio dos tarjetas amarillas en apenas diez minutos, lo que le valió la expulsión en el 65. Y, a continuación, Luisja, que había entrado en el encuentro 13 minutos antes, recortó distancias gracias a una pérdida de balón de los jarreros.

El de ayer fue un partido loco. A pesar de que el Haro jugaba ya con un hombre más tuvieron que pasar otros diez minutos hasta que amplió la renta y aclaró la victoria que había apretado el Agoncillo. Pero es que en la primera mitad, tras el 1-0, fue el Agoncillo el que había dominado el juego a pesar de tener el marcador en contra, intentando aprovechar el conformismo del Haro. Sota, en el 75, marcó el 3-1 rematando un pase de Bassano; y dos minutos después el propio jugador argentino fue quien sumó el 4-1, cerrando definitivamente el partido, aunque no el marcador. Hubo más.

El guardameta visitante Álvaro también fue amonestado dos veces, por lo que resultó expulsado por el árbitro, Adrián Calvo, en el minuto 86. Entonces el Agoncillo ya había realizado los tres cambios, en el 78 había sustituido a Pesquera por Gómez, así que un jugador de campo tuvo que enfundarse los guantes y la camiseta de portero en una situación con poca opción para las heroicidades. El sacrificado fue Marc Gonzalbo, un hombre de ataque, para no descomponer más la defensa. Hizo lo que pudo: poco.

Casi sin portero

Al Agoncillo le llovieron, casi sin portero, dos goles más. Sota anotó el segundo de su cuenta particular en el minuto 88 y el cantero Unai Arguiarro cerró la cuenta en el tiempo añadido: 6-1. Otra nota positiva para el equipo local es que el entrenador del Haro, Aitor Calle, dio oportunidad de juego a otro canterano, Luis Martínez Lacuesta, en los últimos diez minutos de partido.

 

Fotos

Vídeos