El primer triunfo del Autol en casa le acerca al sueño de la permanencia

Ayer en La Manzanera. :: sanda/
Ayer en La Manzanera. :: sanda

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

El Autol logró ayer un importante triunfo frente al Rapid de Murillo por 2-1, sobre todo por lo que supone a nivel anímico para los jugadores y la afición que espera que esta victoria dé alas al equipo para el resto de partidos, que serán finales de cara a la ansiada salvación. Es el primer partido que los rojiblancos ganan en casa esta temporada. Las otras dos victorias conseguidas fueron a domicilio.

2 AUTOL

1 RAPID

Autol
César, Nene, Adrián (Castillo, m. 65), Andoni (Herce, m. 76), Raúl Varea, Javier Gómez, David, Merino, Héctor, Manrique y Tomé (Palacios, m. 57)
Rápid
Rodrigo, Prieto, David, Víctor (Aguado, m.74), Eduardo Varea, Santolaya, Olarte, Baños (Sergio, m.85), Bazo (Montes, m.80), Enrique y Álvaro.
Goles
0-1, m. 26, Álvaro; 1-1, m. 27, Tomé; 2-1, m. 80, Héctor.
Árbitro
Guillermo Saéz asistido por Eduardo de la Hoya y Pablo Zorzano. Amonestó a Raúl Varea, Tomé, Merino, Herce, David y al entrenador Hache (roja por doble amarilla) por parte local y a Olarte, Baños, Álvaro y David por los visitantes.

En la tabla no hay cambios, el Autol continúa en penúltimo con 16 puntos, cuatro por encima del Agoncillo y uno por debajo del Vianés. Mientras, el Rapid está el decimosexto, empatado a 21 puntos con el Calasancio, decimoséptimo.

El encuentro de ayer en La Manzanera resultó emocionante y tenso. En el minuto 26 el Rápid se adelantó con gol de Álvaro y en el 27, nada más sacar el balón del centro del campo, Tomé empató.

La segunda parte continuó igual de vibrante y con mayor insistencia de los autoleños. En el 56, el colegiado señaló un penalti de Adrián del Autol a Álvaro y César detuvo el lanzamiento desde los once metros de Eduardo Varea. A partir de entonces el acoso de los rojiblancos a la portería defendida por Rodrigo fue constante. Hubo dos goles locales anulados por fuera de juego y en el minuto 80 Héctor anotó el definitivo 2-1 para los catones.