Los jarreros por fin rompen su maldición

Parecía que al Haro Deportivo le acompañaba una maldición. Desde su primera y única participación en Segunda B en el curso 2004/2005, los jarreros acumulaban fases de ascenso. El año 2005/2006 supuso el inicio de una travesía por el desierto. Temporada a temporada, a excepción de la 2016/2017, los de El Mazo se colaban entre los mejores de la Tercera riojana pero en primera, segunda o tercera ronda acababan cayendo en ocasiones de manera cruel como contra el Yeclano por penaltis (09/10), contra el Pontevedra tras eliminar al Caudal y al poderoso Castellón (14/15) o también contra el Caudal (15/16), en última ronda. Pero esos torrentes de lágrimas han forjado a un club más profesional y maduro que, por fin, ha logrado dar el salto. Ahora, roto el maleficio, toca trabajar por la permanencia.