El Haro, a Segunda B: la celebración del vestuario