El Haro celebra con cientos de jarreros el campeonato de liga de Tercera División

Celebración de los jugadores del Haro. :: ó.s.j./
Celebración de los jugadores del Haro. :: ó.s.j.

Los campeones fueron recibidos en la Casa Consistorial por la corporación municipal

ÓSCAR SAN JUAN HARO.

Son muchas las semanas que la afición blanquinegra lleva esperando el momento de celebrar el título de liga. La buena temporada del Haro Deportivo ha hecho que el conjunto jarrero se haya proclamado campeón a falta de tres jornadas para el término del campeonato.

Tras la victoria contra el Alberite, fraguada en la primera media hora de partido, la expedición riojalteña cruzaba parte de La Rioja para llegar a El Mazo. Desde allí se desplazaban hasta la Plaza de la Paz, lugar donde les esperaba un buen número de aficionados. Entrada la noche, la corporación municipal recibía en la Casa Consistorial a técnicos y jugadores, que saludaban desde el balcón del Ayuntamiento a todos los asistentes congregados en la céntrica plaza jarrera. Con una afición entregada, la fiesta se iniciaba como corresponde al logro alcanzado. El Haro conseguía por tercera vez en su historia ser campeón de Tercera División, y el equipo se mimetizaba con el público reunido en el emblemático espacio jarrero. La fiesta continuaba posteriormente en la Plaza de la Paz con la amenización de la música de Krossko. El Haro Deportivo alcanza su segundo objetivo de la temporada tras la consecución del 'play off'. El acceso a la postemporada, casi obligado, pero el título de liga llega con un gran trabajo, y demostrando que el club entrenado por Aitor Calle ha sido el mejor del año con diferencia.

A partir de ahora, el equipo jarrero afronta la tercer meta del año, el tan ansiado ascenso a Segunda División B. Un mes de preparación para la eliminatoria directa que enviará al ganador a la división de bronce del fútbol español. Si el Haro no lo consigue a la primera, aún tendría una segunda oportunidad. Un año ya perfecto para el Haro, que buscará a partir de ahora la excelencia.