Un gol de Garban corta la racha victoriosa del River Ebro

Iñaki García
IÑAKI GARCÍAAlberite

Se quedó en siete el número de victorias seguidas del River Ebro. La buena dinámica de los rinconeros se vio cortada ayer de raíz por culpa de un Alberite que les superó gracias a un tanto de Garban en la primera mitad.

1 Alberite

0 River Ebro

Alberite
Alfonso, Garban, Andrea, Pablo Castresana, Cris, Miguel Gómez, Miguel González, Unai (Montalvo, m. 77), Óscar García (Marcos Gil, m. 70), Ochoa y Gabri (Sadit, m. 89).
River Ebro:
Álvaro Niño, Garrido, Guti, Albert, Miguel (Abel León, m. 65), Zamora, Alberto Niño (Iñaki, m. 50), Ismael (Eneko, m. 56), Eduardo Domínguez, Miranda y Mauleón.
Gol
1-0, m. 28, Garban.
Árbitro
Morato, ayudado por Larhlid y Lázaro. Amonestó a los locales Ochoa, Óscar García, Pablo Castresana, Alfonso y Miguel González; y a los visitantes Miguel, Ismael, Abel León, Víctor Medrano y Albert.

Los de Quino Heras derrocharon sacrificio y esfuerzo sobre el terreno de juego del Sáenz Andollo y gracias a eso lograron imponerse al bloque de Parri. El River Ebro, por su parte, no tuvo su mejor día, aunque dispuso de acercamientos para haberse llevado un resultado mejor. El ordenado entramado defensivo local y las excelentes intervenciones de Alfonso evitaron que la racha riojabajeña se prolongara.

La igualdad fue la tónica general y, de hecho, durante toda la primera parte las ocasiones no resultaron abundantes. Tuvo una el River tras un error del Alberite y los de Heras también disfrutaron de otra. La que terminó en gol. En un arranque de fe de Garban desde el lateral derecho, el futbolista combinó con Miguel González antes de plantarse en la frontal del área rival. Allí enganchó un duro disparo para hacer el 1-0.

El Alberite siguió rindiendo a buen nivel en el segundo acto y pudo ampliar su renta en una buena ocasión en la que Unai remató fuera ante Niño. Sin embargo, y como era de esperar visto el resultado, en buena parte de ese periodo el River Ebro vivió en el campo rival, creando problemas a la zaga arlequinada, sobre todo en las jugadas a balón parado.

La mejor de esas llegadas llevó la firma de Mauleón primero y de Eneko después. La defensa arlequinada sacó sobre la línea de gol el disparo del delantero y después el extremo chutó alto. Alfonso también se lució para repeler un remate de Garrido y retener así los puntos para su equipo. Una victoria que premió el trabajo realizado durante todo el encuentro por los de Heras, que tienen cinco puntos más que el descenso. El River, mientras, sigue cuarto.

 

Fotos

Vídeos