El Berceo da la puntilla a un Agoncillo sentenciado

El Agoncillo y el Berceo ofrecieron un espectáculo aburrido. :: M. h./
El Agoncillo y el Berceo ofrecieron un espectáculo aburrido. :: M. h.

Sólo un milagro evitaría el descenso del conjunto avionero tras perder por su fragilidad defensiva

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Sólo un milagro, de esos que prácticamente nunca se dan, podría salvar del descenso a un Agoncillo que ayer perdió en San Roque frente a un Berceo más ordenado y que aprovechó la tremenda fragilidad defensiva del equipo avionero para hundirle todavía más en la clasificación. El Agoncillo (18 puntos) necesita ganar sus cuatro encuentros restantes y que el Vianés, que marca la salvación con 30, pierda todos sus encuentros hasta el final de la Liga.

0 AGONCILLO

José Mari, Navarro, Borja (Denis, m. 68), Marc (Luisja, m. 70), Huerta, Gabri, Adri (Urquía, m. 68), Isma, Rafa, Miguel y Alex.

1 BERCEO

Beni, Lopito, Eguren, Cerezo, Miguel, Zangroniz (Castillo, m. 82), Raúl, Garrido (Pozo, m. 46), Peso, Viguera (Alberto, m. 85) y Marcos

Gol
0-1, m. 61, Peso.
Árbitro
Larhlid. Amonestó a los locales Borja y Gabri, y a los visitantes Eguren, Zangroniz y Alberto.

El encuentro disputado en San Roque fue aburrido. Al Agoncillo le faltó soltura. No es fácil jugar en la situación en la que se encuentra el equipo azulón. Pero el que propuso un poco más fue el Berceo. Eguren, al que le anularon un gol en el minuto 3 por fuera de juego, se quedó delante del portero cuatro minutos después, pero su lanzamiento acabó por las nubes. El Agoncillo jugaba demasiado lejos de la portería visitante.

En la segunda parte poco cambio la escenografía del choque. Y el partido se decantó por el conjunto verde en el 61, cuando Viguera filtró un pase por detrás de la defensa y Peso la picó de vaselina por encima de José Mari. A partir de entonces, el Agoncillo arriesgó más y descuidó su retaguardia. El Berceo no pudo ampliar la renta, pero la mala puntería dejó el resultado final en 0-1.