El Alberite culmina un esperado ascenso a Tercera División

Los jugadores del Alberite celebraron su ascenso sobre el césped. :: sergio martínez
/
Los jugadores del Alberite celebraron su ascenso sobre el césped. :: sergio martínez

Los arlequinados vencen al San Lorenzo y ganan el tercer billete

SERGIO MARTÍNEZ EZCARAY.

Era cuestión de tiempo. Desde hace varias semanas el Alberite ha ido acercándose al momento que ayer vivió en Ezcaray. Un ascenso anunciado. La primera bala se perdió el pasado sábado, cayendo ante un San Marcial que logró el primer billete para jugar la próxima campaña en Tercera. Al día siguiente, el Pradejón también selló su ascenso. Sólo faltaba el Alberite para completar el trío de dominadores de la temporada de Regional y ayer los arlequinados se aseguraron un rápido regreso a Tercera.

1 SAN LORENZO

4 ALBERITE

El municipal de Ezcaray acogía un partido que se antojaba desigual, el escenario propicio para que el Alberite no volviese a dejar escapar otra oportunidad frente al penúltimo clasificado en un duelo aplazado en el mes de febrero. El San Lorenzo aguantó media hora los envites de un Alberite que no quería complicarse el partido. Entonces apareció por allí Gabriel, el protagonista de la mañana, logrando dos goles prácticamente consecutivos que disiparon cualquier tipo de duda que pudiera existir.

En la segunda mitad pronto finiquitaron los visitantes el encuentro, de nuevo con dos goles seguidos, uno de Miñambres en propia puerta y otro de Gabriel, el tercero en su cuenta particular y el 0-4 para su equipo. Quedaba media hora pero el partido ya estaba acabado, comenzando el carrusel de cambios que incluyeron la entrada en el campo del portero Luciano como interior izquierda del Alberite. Justo antes, Úbeda logró para el Alberite el gol de la honra desde el punto de penalti, en una pena máxima por una mano en el área local que el colegiado acertó al señalar.

En su recta final, el partido parecía más una pachanga de entrenamiento. Todos esperaban que concluyese para confirmar un cómodo triunfo que el Alberite en un primer momento apenas celebró. Entraba en el guión. Una vez comenzaron a quedarse solos sobre el césped los jugadores arlequinados dieron rienda suelta a su alegría con abrazos, risas y un merecido manteo a Julio Santolaya, su entrenador, que en un primer momento se hizo de rogar. Foto de familia para el recuerdo, al vestuario y a continuar la fiesta en casa.

El Alberite culminaba en Ezcaray una sobresaliente campaña logrando el ascenso a falta de tres jornadas, fijándose como objetivo ahora el campeonato. El año pasado descendió en Tercera y ha convertido su paso por la Regional en fugaz para regresar con honores.