La RFEF pide a Villar que dimita

En la reunión han participado los miembros de la junta directiva a excepción de los imputados, entre ellos Jacinto Alonso

AGENCIAS MADRID.

La junta directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) informó ayer de que ha trasladado a Ángel María Villar la «necesidad de que presente su dimisión» como presidente y ha apoyado a Juan Luis Larrea como presidente en funciones.

Así lo ha indicado la junta directiva en un comunicado publicado en la web de la RFEF tras su reunión de hoy en la sede de la RFEF en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, que ha durado unas tres horas y en la que han participado todos los presidentes de federaciones territoriales, incluidos los que antes no formaban parte de ella, y exceptuando a los presidentes investigados por el 'caso Soule', entre ellos el presidente de la territorial riojana, Jacinto Alonso.

«Se ha informado a la junta directiva que en reunión celebrada con el presidente Villar se le ha trasladado la necesidad de que presente su dimisión como presidente de la RFEF, esperando su respuesta a la mayor brevedad posible. Ello daría lugar a la celebración de elecciones a la presidencia de la RFEF», indica el comunicado.

La junta se abre a La Liga de Javier Tebas y al fútbol no profesional, de la mano de las territoriales

Señala, asimismo, que la junta directiva «reitera su respeto a la presunción de inocencia de todas las personas investigadas» en el marco del 'Caso Soule' y manifiesta «su absoluta disposición a colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los hechos investigados».

Villar está suspendido cautelarmente de sus funciones como presidente de la RFEF, durante un año, desde el pasado 25 de julio, tras ser detenido el 20 de ese mes y encarcelado, acusado de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entra particulares. Villar fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 300.000 euros el pasado 1 de agosto.

El comunicado de la RFEF también informa de que se ha acordado que «todo el fútbol español» esté representado en la junta directiva de la RFEF, incluyendo a LaLiga -que ya había sido invitada ayer pero cuyo presidente, Javier Tebas, no pudo asistir- para representar al fútbol profesional, mientras que el no profesional será representado por las federaciones autonómicas.

En la reunión han participado todos los presidentes territoriales -excepto los de La Rioja, Ceuta, Murcia, Melilla y Valencia, investigados por el juez Santiago Pedraz-, el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales, y los presidentes del Atlético de Madrid y la Real Sociedad, Enrique Cerezo y Jokin Aperribay.

Intranquilidad en la selección

Mientras, la Federación Española tomaba decisiones, los deportistas más visibles de la entidad, los miembros de la selección, mostraban intranquilidad por la situación institucional tras el partido ante Liechtenstein. «Es algo de lo que normalmente no debemos hacer comentarios; nosotros hemos mantenido siempre la calma y hemos tratado de estar fuera del tema, pero si que es cierto que a los jugadores nos gusta el equilibrio y la estabilidad. Va siendo hora de volver a tener eso desde arriba. Que los jugadores se sientan seguros», dijo Sergio Ramos en Vaduz tras el primer partido sin el suspendido Ángel María Villar .

Con el deber cumplido, se hicieron públicas las preocupaciones del grupo. «Sinceramente es un tema bastante delicado. Es cierto que a los jugadores nos empieza a preocupar. Ahora hay un presidente (Juan Luis Larrea, que ha relevado a Villar por su suspensión) y no sabemos lo que va a pasar con él, si va a seguir o no. Queremos que haya alguien fijo que mire por el bien del fútbol español y los jugadores de España. En ese sentido, hemos mantenido el silencio porque la prioridad es el fútbol, pero ahora que viene un tiempo de tomar decisiones esperemos que se arregle el asunto y volvamos a tener tranquilidad», explicó Ramos.

El andaluz, de manera más explícita que Sergio Busquets, reveló el distanciamiento que hay en el seno del equipo con Larrea -con el que se negociaron algunas primas en el pasado-. De hecho, Busquets no dudó en afirmar que «Rubiales tiene capacidades para ser presidente de la Federación Española», algo que hizo mirar de reojo a Piqué cuando pasaba a su espalda por la zona mixta, quizá consciente de que hay dudas en la actual junta sobre el presidente de la AFE.