Las 'patatas calientes' de un seleccionador con viejas rencillas

El técnico deberá tomar decisiones difíciles, además de solucionar alguna que otra cuenta pendiente con jugadores y medios

JACOBO CASTRO MADRID.

La llegada de Luis Enrique a la selección está marcada por algunas 'patatas calientes' a las que se tendrá que enfrentar. La primera, su supuesto antimadridismo. Desde que como jugador dejó el Real Madrid, su actitud hacia el club blanco fue siempre de confrontación. Aún así, una vez nombrado seleccionador aseguró no ser «antinada».

Otro tema a tratar es el de Jordi Alba. En su tercer año como entrenador azulgrana, Luis Enrique dejó de contar con él y la relación entre ambos se enfrió. Con el asturiano fuera del Barça, Alba fue crítico, asegurando que con Valverde jugaban «más como equipo». En su presentación, el preparador afirmó no haber tenido nunca problemas con un jugador.

Luis Enrique también tendrá que abordar la situación de Piqué. En octubre de 2016, el defensa anunció que dejaría la selección tras el Mundial de Rusia, harto de críticas extradeportivas, y lo volvió a ratificar en enero, cuando rubricó su renovación con el Barcelona. Una conversación en las próximas semanas y la primera lista del asturiano serán claves para saber si su decisión es revocable.

Otra de las 'patatas calientes' será la relación con la prensa. Como entrenador del Barça, Luis Enrique no dudó en atacar a los periodistas, teniendo situaciones desagradables con más de uno: discusiones, faltas de respeto, respuestas secas... En sus primeras palabras en el cargo, el técnico dijo que trataría a los periodistas como se mereciesen, aunque dejó claro que no es algo que le preocupe.

Pero el reto más importante de 'Lucho' será el de recuperar la ilusión de España. Tras tres fracasos consecutivos, la selección parece necesitar un cambio en su manera de jugar y Luis Enrique tendrá que tomar varias decisiones. La titularidad de De Gea o Kepa, la importancia de jugadores como Saúl o Asensio, los últimos años de Ramos y Busquets, la recuperación de jugadores descartados por Lopetegui como Sergi Roberto y Marcos Alonso, o la apuesta por una forma de jugar más física y menos técnica son algunas de ellas. Su lista del 31 de agosto será la primera pista para conocer sus intenciones.