UEFA LIGA DE NACIONES

Luis Enrique inicia 'la reconquista' en un templo

Luis Enrique, ayer en Wembley. :: afp/
Luis Enrique, ayer en Wembley. :: afp

El seleccionador se estrena en un escenario incómodo

RODRIGO ERRASTI

LONDRES. Doble estreno. España comienza una etapa con Luis Enrique en el banquillo y lo hace en la Liga de Naciones, el novedoso torneo ideado por la UEFA para los años impares que terminará con los amistosos intrascendentes y que permitirá, en el caso de los grandes, ganar un nuevo trofeo y asegurarse, en caso de desastre en la fase de clasificación, una plaza en la repesca para la Eurocopa 2020. El asturiano inicia su andadura un 8 de septiembre, el Día de Asturias, y espera mantener la buena racha de sus predecesores, ya que ningún técnico español ha debutado con derrota desde 1988 (Luis Suárez con un 0-1 ante Yugoslavia en Oviedo).

«¿Os suena Don Pelayo? Me siento orgulloso de ser asturiano, gijonés, de vivir en Cataluña y de ser español», dijo el día de su presentación, para zanjar cualquier duda sobre su implicación con una selección que defendió en tres Mundiales. No había mejor día para que se estrenase en el cargo. «Es especial debutar en el día de Asturias, que siempre tiene su porqué», reconoció ayer Luis Enrique, que aseguró no tener dudas con el once, aunque David de Gea y Kepa Arrizabalaga parecen jugarse el puesto después de que el rendimiento del portero del United en Rusia quedara en entredicho tras un error ante Portugal. El nuevo seleccionador ha mantenido a Ochotorena en su equipo técnico como preparador de porteros, puesto que ocupa desde 2004, y su opinión podría tener importancia. Desde que debutó en 2014 De Gea no se ha perdido ningún gran torneo. Ha sido titular en los dos últimos (en la Eurocopa de Francia sentando a Casillas en la etapa de Vicente del Bosque) y acumula mucha experiencia internacional con la selección (33 partidos). También con su club (en el que ha sido nombrado mejor jugador durante cinco campañas, la última en la que logró el Zamora de la Premier, donde formó parte del mejor once del campeonato). De hecho, en Wembley ha ganado varios títulos con el United.

Por su parte, Kepa, desde que debutara a finales de 2017 ante Costa Rica en Málaga, ha vivido un tobogán de emociones. Estuvo sin jugar en el Athletic por una lesión que coincidió con su posible fichaje por el Real Madrid (desestimado por Zidane), renovó por el club vasco pero aceptó irse al Chelsea, que pagó 80 millones de euros por él (traspaso récord en un portero), apenas unos meses después. Ha arrancado con buen pie en la Premier League, ya que su equipo ha hecho pleno en las cuatro primeras jornadas, lo que puede hacer compensar su falta de experiencia internacional ya que en el Athletic no jugó competición europea (53 partidos de Liga en dos campañas como león). Luis Enrique, que en el Barcelona repartió competiciones a sus dos porteros, no ha dado ni una pista clarificadora por el momento -«el que vaya a jugar ya lo veréis»- ni siquiera en los entrenamientos, aunque parece tener más opciones el toledano. En la última visita, con Lopetegui en 2016, el titular fue Pepe Reina.

Galones o juventud

En defensa parece claro que apostará por Carvajal y Marcos Alonso en las bandas, con Sergio Ramos en el centro. El acompañante del capitán no está tan claro, ya que aunque Nacho parecía con opciones hay que tener en cuenta la experiencia del veterano Raúl Albiol, además de que su potente juego aéreo ante un rival que marcó en el Mundial su mayoría de goles a balón parado (nueve de doce) podría concederle un puesto en el once.

En el centro del campo parece que Busquets, el indiscutible de todos los seleccionadores; Sergi Roberto, al que considera el «futbolista total»; y Saúl Ñíguez, uno de los olvidados en Rusia por Fernando Hierro, podrían ser los elegidos, y no Thiago Alcántara, referente para Lopetegui y con un papel importante en la era Del Bosque. Los pulmones del atlético y el azulgrana le permiten desarrollar ese 4-3-3 que avisó el técnico que desea usar, aunque para su buen funcionamiento será necesario que tanto Isco, otro de los que alabó el día de la lista, como Marco Asensio, ayuden defensivamente con esa presión alta tras pérdida que desea el asturiano. Arriba, y más tras la baja de Diego Costa, parece que Álvaro Morata cuenta con más opciones que Rodrigo.

España ha jugado en ocho ocasiones en Wembley y sólo pudo ganar una vez (en 1981), aunque el empate postrero de 2016 con Lopetegui supo casi a triunfo por el modo en el que llegó. Ahora le espera un rival que en Rusia logró su mejor clasificación en 28 años gracias a su potencial a balón parado, al juego aéreo y al acierto de Harry Kane, Bota de Oro en Rusia y capitán de una selección con la que lleva 19 goles en 30 encuentros. Este verano el país volvió a recuperar la ilusión por una selección que se vio fuera de la final en una prórroga contra Croacia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos