«He visto a un grupo amigable, con buenos jugadores y en el que nadie es más que nadie»

Gorka Pérez posa con la camiseta blanquirroja en las oficinas de la UD Logroñés. :: miguel herreros/
Gorka Pérez posa con la camiseta blanquirroja en las oficinas de la UD Logroñés. :: miguel herreros

El defensa analiza su fichaje por el equipo riojano y asegura estar «preparado» para afrontar esta etapa

Gorka Pérez (Gordexola, 1995) comenzó el jueves a trabajar con su nuevo equipo, pero fue ayer cuando por primera vez se enfundó la camiseta blanquirroja, si bien él desea ofertar esa imagen en cada partido sobre el césped y no en un despacho. El vasco, que deja Lezama, tiene claro cuáles son sus objetivos y su rol en el conjunto riojano.

«Cuando me llamaron para jugar aquí tenía ya muchas ganas de comenzar este proyecto», admitía ayer antes de reconocer que las expectativas «son muy altas», pero también sabe que la temporada «es muy larga». «El 'play off' se juega en mayo y hasta que lleguemos a lograr el objetivo que todos queremos hay que ir día a día», apuntaba.

Gorka forma a día de hoy el trío de centrales junto a César Caneda y Pablo Bobadilla. No valora si son muchos o pocos y sí que tiene mucho más claro que si hay «tres centrales de nivel, la competencia será máxima y todos tendremos más oportunidades, pero lo importante es pensar en ayudar en el equipo». Jon Errasti también puede jugar en esa demarcación en caso de necesidad.

Gorka Pérez se ha criado en Baracaldo y Lezama. En este último escenario se midió a la UDL. Recuerda un partido «duro y muy disputado». En el Athletic era a sus 24 años uno de los jugadores veteranos. En la UD Logroñés, uno de los jóvenes. «El fútbol es un continuo aprendizaje. Aquí hay gente mayor que yo intentaré aprender de ellos», dice con modestia.

Días después de comenzar a entrenarse con sus nuevos compañeros, dibuja un grupo «amigable, cercano y campechano, en el que nadie está por encima de nadie». «A nivel futbolístico, está claro que hay buenos jugadores, pero ya lo sabía antes de firmar por la UDL. Los que llegamos, intentaremos aportar algo más», explica.

Gorka aterriza en Logroño tras cuatro temporadas en las que ha jugado sesenta y cuatro partidos. En la última no alcanzó la veintena. Admite que «las lesiones» le han impedido más, pero destaca que cuando ha estado «físicamente bien» ha jugado. «No he tenido suerte en las últimas temporadas. Necesitaba salir de Lezama para cambiar la mente y espero encontrar en Logroño esa fortuna. Cuando estás muchos años en una instalación como Lezama te acostumbras a trabajar con muchos medios, pero estoy preparado para esta nueva etapa», indica.

Con prudencia, pero sin renunciar a la ambición exigible señala que a priori, «la UDL es uno de los favoritos (al ascenso)», pero su experiencia le dice que hay que pensar que por delante tienen «muchos encuentros». «En mayo se verá dónde estamos», sentencia.