Victoria a ráfagas

Victoria a ráfagas
Fernando Díaz

Una UD Logroñés poco brillante se hace con los tres puntos ante el Tudelano gracias a un gol del najerino Bobadilla

LA RIOJALogroño

La UD Logroñés tiene que ganar, y seguir creciendo. El juego , se podría decir, es menos importante. Y bajo ese prisma, el partido de Las Gaunas ante el Tudelano vale lo que vale: tres puntos más, siete de los últimos nueve, y a seguir sumando.

Es la mejor conclusión posible de lo visto en el Municipal, en un partido en el que los blanquirrojos fueron en conjunto mejores, pero tampoco mucho. Es decir, que mostraron solidez defensiva, no concedieron demasiadas oportunidades, y a su vez sí generaron algunas. Y convirtieron una, lo cual ya es suficiente.

¿Brillantes? No. Al menos, no con continuidad. Lo mejor fue el final de la primera parte y el inicio de la segunda. Buenas internadas de Víctor por su banda, buena pelea y peligro siempre de Marcos André. Y buenas prestaciones casi siempre de la pareja Caneda-Bobadilla, ya asentados para los restos como los centrales que necesitaba este equipo.

1 UD Logroñés

Miguel, Juan Iglesias (Santamaría, 84'), Flaño, Caneda, Bobadilla, Andy, Víctor López (Remón, 62'), Carles Salvador, Marcos André, Olaetxea, Rubén Martínez (Ñoño, 70')

0 Tudelano

Pagola, Meseguer, Lalaguna, Iñaki, Adán (Arellano, 70'), Ardanaz, Vega, Zamorano (Tepa, 45'), Royo, Gabarre, Soto (Vélez, 82')

goles
1-0, minuto 47, Bobadilla
árbitro:
Godia Solé (catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Bobadilla y Ñoño y a lso visitantes Vega, Iñaki y Lalaguna
incidencias
1.713 espectadores en Las Gaunas, según el club. Se guardó un minuto de silencio en memoria de lod fallecidos en las inundaciones de Mallorca

En realidad, la victoria se construyó sobre esa solidez defensiva, mientras el Tudelano, muy en su papel, se mostraba reservón. Así, bien poco pasó en el partido durante la primera media hora, en la que la UDL mandaba, pero sin mucha presencia de área.

Hubo una contra tudelana que podría haber sido mucho si Andy no se hubiera tirado como un titán. Era el 30, y ahí empezó la mejor UDL: con Víctor por la derecha como una luz, la pudo haber metido Rubén Martínez en el 32 (un cabezazo franco alto) y en el 34 (un tiro que iba dentro pero pegó en Meseguer y acabó en corner).

Al final, el gol llegó cuando más duele. O sea, en el añadido de la primera parte, tras un remate de André al palo que remató entrando como una furia Bobadilla. El de Nájera por poco asfixia a Sergio Rodríguez en la celebración, y no es para menos: el joven central se ha convertido en un pilar de este equipo, y si encima marca...

A sufrir

La UDL que salió al campo en la segunda mitad se parecía bastante a la que se había ido, con el mismo dominio y parecido peligro. Pero los minutos pasaron sin ningún remate reseñable, y al Tudelano le empezaron a funcionar las ambiciones. Ya subían más a los balones parados, ya su centro del campo mandaba. La entrada de Tepa fue todo un problema, porque el delantero lo mismo amenazaba con su envergadura que se enhebraba en tres cuartos y dejaba en clara inferioridad a los medios riojanos.

Fruto del dominio llegaron algunas oportunidades navarras, sobre todo un remate de Gabarre ante el cual se lució Miguel. Criticado al principio de la liga, el portero riojano se ha redimido en dos días con un penalti (en Bilbao) y este paradón de hoy. Muy seguro.

Sergio le vio mala pinta a la cosa, y sacó músculo. Quitó a Víctor (que también se dolió de un tobillo, habrá que ver) y metió a Remón. Algo ganó en prestancia el equipo blanquirrojro, que entendió la consigna: tocaba sufrir.

Así pasaron los minutos, sin que los navarros, en realidad, consiguieran tirar con acierto a puerta.

Así, al final la parroquia celebró tres puntos, que es lo que cuenta. La UDL no enseñó un juego brillante, pero en la situación actual, lo que cuenta es ir creciendo paso a paso. El miércoles, en Copa, espera el Rácing. Y eso son palabras (muy) mayores.

 

Fotos

Vídeos