Víctor López vestirá de blanquirrojo tras una larga negociación

Víctor López encara a Iglesias perseguido por Ñoño. :: j. herreros/
Víctor López encara a Iglesias perseguido por Ñoño. :: j. herreros

El futbolista Sub'23, que ya coincidió con Sergio Rodríguez, llega cedido por el Alavés para jugar por la banda derecha

M.G. LOGROÑO.

Un continuo tira y afloja durante muchos días, prácticamente durante toda la pretemporada. Así ha sido el fichaje de Víctor López (Logroño, 1997) por la UD Logroñés. Era su deseo y el del club riojano, pero el Alavés ha tensado la cuerda hasta el límite para dar el visto bueno a su cesión.

«La verdad es que desde hace tiempo mis amigos y la gente que conozco en Logroño tenían muchas ganas de que jugase en la UDL. Yo iba a ver los partidos a Las Gaunas, así que yo también tenía esa ilusión. Espero no defraudar», decía el riojano.

Víctor López se crió en el patio de Escolapios (su hermano Ernesto es internacional juvenil con España en balonmano y su tío es Titín III) y con los colores amarillos y azules del Calasancio. Después de una efímera experiencia en Zaragoza, en categoría Juvenil, regresó a casa para enrolarse en la UD Logroñés. Allí coincidió con Sergio Rodríguez. Incluso llegó a entrenarse en alguna ocasión con el primer equipo, pero nada más. Acabó su formación en categorías inferiores y decidió irse a Vitoria, para jugar y para estudiar. Primero, la formación académica. «Pasé dos años en División de Honor con Sergio Rodríguez. Cuando decidí que el Logroñés fuese mi siguiente destino el hecho de que Sergio fuera el entrenador ha tenido mucha influencia, porque conozco cómo trabaja. Con 21 años me quería ir a un equipo cedido en el que conociese al entrenador y su manera de jugar para poder seguir creciendo. Y con Sergio creo que se pueden cumplir las expectativas que tengo», comentaba ayer.

Propuestas no le han faltado después de debutar en Primera con el Alavés. Tanta oferta ha sido lo que ha dilatado su llegada a Logroño, porque él siempre tenía claro que quería jugar en Las Gaunas. Sergio Rodríguez le conoce perfectamente y ha insistido mucho en su contratación. No era una discrepancia deportiva, sino económica.

Los aficionados blanquirrojos que acudieron a Laguardia el 21 de julio pudieron verle con la camiseta del Alavés. Disputó la segunda mitad, en el lateral derecho. Con él número 20 a la espalda frenó las acometidas de Ñoño e incluso se sumó al ataque. Buen partido el suyo. Sin embargo, la posición de lateral la ha adquirido en Vitoria. Sus recuerdos en la UD Logroñés, en la que Álvaro Arnedo era uno de los ejes de la medular, son los de un extremo. «Puedo jugar de extremo y de lateral, por ambas bandas, pero mi posición favorita, donde creo que mejor rindo, es en el extremo derecho. Si me tengo que definir, soy rápido y vertical», señala.

Su técnico decidirá dónde juega. En esa banda derecha cuenta con Miguel Santos y Javier Flaño en el lateral y Borja Sánchez y Rubén Martínez en la medular. Incluso con Lander Olaetxea. Es decir, competencia le sobra. «Tengo 21 años, soy muy joven, vengo a aprender y a disputar los minutos que el entrenador considere que tengo que jugar. Quiero crecer como jugador», señala antes de indicar que lo más importante, como grupo, «es empezar bien para poder conseguir los objetivos que nos marquemos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos