La Unión Deportiva Logroñés mostró ayer contra el Numancia su faceta más defensiva