La Unión Deportiva Logroñés se despidió ayer de su afición