CD Calahorra

«Ubis es la prioridad pero no podemos esperarle», asegura Eduardo Arévalo

Eduardo Arévalo, junto a los banquillos y la grada de La Planilla. :/Sergio Martínez
Eduardo Arévalo, junto a los banquillos y la grada de La Planilla. : / Sergio Martínez

El Calahorra espera cerrar en los próximos días a un mediocentro defensivo, un mediapunta y un delantero

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Eduardo Arévalo no se ha tomado vacaciones. «Descanso por la noche, a partir de las dos o así», comenta entre risas. Terminada la temporada comenzaba un nuevo trabajo para el director deportivo rojillo, más bien una continuidad a lo avanzado durante los últimos meses. Horas y horas de partidos, llamadas de teléfono, negociaciones, más visionados, quebraderos de cabeza... Arévalo es el hombre más ocupado del club, aunque el Calahorra ya contaba con bases sólidas para la próxima campaña. Solo quedan unos pocos retoques, centrándose en la contratación de un mediocentro defensivo, un mediapunta y un delantero, ante la ausencia de respuesta de Eduardo Ubis a la oferta de renovación rojilla.

El punta riojano fue máximo realizador de la pasada temporada con 13 dianas y uno de los principales artífices del éxito del Calahorra en su regreso a Segunda B. Una codiciada pieza que los rojillos quisieron retener con una oferta de renovación a comienzos de año ante la que no ha habido respuesta, decidiendo el delantero esperar, tal y como explica Arévalo: «Eduardo Ubis es nuestra prioridad pero estamos buscando delanteros y ya no podemos esperarle».

Ante los recientes movimientos en el mercado, el Calahorra ya ha lanzado sus redes en busca de un punta que asegure carácter y sobre todo goles, un valor tan cotizado en la categoría. Además de ese delantero centro, el Calahorra espera completar en los próximos días sus fichas de mayores de 23 años con la contratación de un mediocentro defensivo y un mediapunta. En cuanto a los futbolistas sub'23, las demarcaciones a cubrir son las de lateral izquierdo, mediocentro y extremo, y los rojillos se mantienen abiertos a todo tipo de opciones. «Los mejores sub'23 suelen estar en los equipos filiales por lo que es importante buscar bien. La idea es seguir trabajando en este aspecto a la Real Sociedad y si es posible con otros filiales de equipos de Primera», apunta el director deportivo rojillo.

LAS REACCIONES «Al asentarnos hay un ramillete de opciones mayor, los jugadores saben que somos un club serio» «Buscamos continuidad, pero dar un poco más y tener algo más de calidad en el equipo»

Pocos movimientos le quedan al Calahorra, que ya ha realizado tres incorporaciones y renovado a doce de sus futbolistas. Gran parte de los cimientos ya se habían puesto en el mes de enero, cuando los rojillos renovaron a parte de su plantilla e incorporaron a varios jugadores con la mente puesta en la temporada 2019/20. Los tres fichajes hasta el momento -Alberto González, José Ramón Fernández y Cristian Márquez- cumplen un mismo patrón, de jugadores experimentados por debajo de los treinta años. «Hemos incorporado jugadores que aportarán competencia y experiencia. Buscábamos ese rango de futbolistas que no fuesen excesivamente veteranos pero tampoco demasiado jóvenes», comenta el director deportivo rojillo.

Mucho ha cambiado desde que el Calahorra lograse el ascenso hace poco más de un año. Ahora Eduardo Arévalo encuentra muchas más puertas abiertas, fruto de una notable temporada y del buen trabajo en los despachos: «Para un recién ascendido es difícil fichar. Cuando ya nos hemos asentado hay un ramillete de opciones mayor y los jugadores hablan y saben que somos un club serio en el aspecto económico. Que todos hayan cobrado todo a día 4 de junio es algo que se valora». Los fichajes realizados en el mercado invernal y los más recientes confirman esa sensación de que el Calahorra ya es tenido en cuenta en muchos ámbitos.

De cara al nuevo curso liguero, los de La Planilla buscan seguir poniendo los cimientos de un proyecto más ambicioso a largo plazo en la categoría, «con los pies en el suelo, afianzándonos sabiendo que el objetivo sigue siendo la permanencia», recalca Arévalo, que reconoce que «será complicado repetir la décima posición, estamos muy satisfechos con la pasada temporada». Por ello, el director deportivo rojillo tiene clara la línea marcada para el equipo, esos objetivos en la construcción de su segunda plantilla para la categoría: «Buscamos una continuidad con respecto al año pasado pero dar un poco más, tener algo más de calidad para un equipo que asuma la iniciativa y que sepa competir todos los partidos».

Al Calahorra solo le quedan unos retoques, importantes sin duda para terminar por dar ese punto extra que busca el club rojillo en su nueva experiencia en Segunda B. El próximo 17 de julio, Miguel Sola volverá a ponerse al mando en el arranque de la pretemporada, dando inicio a un nuevo proyecto sobre que ya se pusieron en la pasada campaña sólidas bases. El reto de crecer es el que guiará al nuevo Calahorra.