CLUB DEPORTIVO CALAHORRA

Trabajo físico para no bajar nunca el ritmo

Parla realiza un ejercicio en un entrenamiento. :: s.m.
/
Parla realiza un ejercicio en un entrenamiento. :: s.m.

El preparador físico Imanol Nieto explica que el objetivo de la pretemporada es «poder contar en la liga con todos los jugadores en todos los partidos»

SERGIO MARTÍNEZ LOGROÑO.

El fútbol es un deporte que con los años ha aumentado la importancia de su vertiente puramente física. Aguantar al máximo nivel un partido, poder hacer cambios de ritmo con 80 minutos en las piernas, presionar con un intensidad a un rival hasta que cometa errores. Muchos son los factores físicos que condicionan la liga y por ello la pretemporada debe servir para poner las bases sobre las que se sustente el equipo. El Calahorra, con Imanol Nieto como segundo entrenador y preparador físico, apoyado por Denis Osés, se prepara precisamente para llegar al primer día de competición al máximo nivel y mantenerlo durante toda la campaña.

Uno de los asuntos que se valora durante la temporada en muchas ocasiones es si un equipo ha empezado muy fuerte para después perder fuelle, u otro que arranca poco a poco para ganar fuerza y empaque físico. Sin embargo, Imanol Nieto rompe con esos tópicos: «La mayoría de preparadores físicos no creemos en los picos de forma en el fútbol, aunque sí en deportes individuales. En todos los partidos hay que intentar que el jugador esté en su máximo nivel porque la competición es constante. La idea es poder sacar puntos tanto al primero como al último, no prepararse para un partido u otro. Vamos a ir a ganar todos».

El objetivo es ambicioso pero el Calahorra, conociendo sus limitaciones, no quiere ponerse un listón. Precisamente, Imanol Nieto, que afronta su primer reto en Segunda B tras trabajar en el River Ebro y el Corellano, habla de las sensaciones que trasmite el equipo en los entrenamientos: «Los jugadores están con muchísimas ganas y todos han entrado rápido en la dinámica. Tienen unas ganas inmensas de trabajar, de hacerlo bien en la liga y de que empiece la competición». Precisamente, el preparador físico habla la profesionalidad de los jugadores en ese aspecto: «Tienen una gran capacidad de adaptarse a las cargas y al ritmo. Les mando antes de empezar un trabajo previo, pero casi no paran por lo que llegan el primer día con mucho conseguido».

Objetivo y amistosos

En cuanto al objetivo que se marca en esta pretemporada, Nieto explica que «es que durante la liga el entrenador pueda contar con todos los jugadores al máximo nivel en todos los partidos», añadiendo además que su trabajo busca «reducir la incidencia de lesiones durante la temporada, teniendo en cuenta que en estas también influyen factores externos». Sobre los amistosos, apunta que «no se pueden sacar conclusiones», sirviendo desde el punto de vista físico para que «el jugador tome sensaciones, se adapte al ritmo de juego y sume minutos».

El Calahorra trabaja con intensidad en estas semanas, «el trabajo es sobre todo físico en los entrenamientos, durante la liga es más de ponerse a tono y mantener», apunta Nieto. La capacidad física del equipo y el poder contar con prácticamente toda la plantilla durante la recta final de temporada fue uno de los factores que convirtió el pasado curso liguero al Calahorra en equipo de Segunda B. En esta ocasión, volverá a ser fundamental, pero el reto es mucho mayor.

 

Fotos

Vídeos