Fútbol

«Estamos a tiempo de coger al Mirandés si hacemos las cosas bien»

«Estamos a tiempo de coger al Mirandés si hacemos las cosas bien»

Sergio Rodríguez lanza un mensaje de optimismo consciente de las dificultades que entrañará una Gimnástica defensiva y con nuevo entrenador.

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Estamos a tiempo de coger al Mirandés si hacemos las cosas bien». Con esta frase cerraba Sergio Rodríguez su habitual comparecencia de los viernes. Frase ambiciosa, que no por ser la última es menos importante. Ahora bien, lo primero es lo primero y el presente pasa por ganar a la Gimnástica de Torrelavega este domingo. Llega bajo la batuta de un nuevo entrenador y ahogada por el descenso, pero presenta un perfil de juego que se atraganta a los blanquirrojos. Perfil indefinido porque aún no presenta un dibujo futbolístico claro.

«Es un equipo difícil como todos para nosotros. Hay un hecho y es que nos cuesta mucho sacar los partidos adelante aunque hemos competido en todos. La Gimnástica ha cambiado recientemente de entrenador y no sabemos exactamente cómo puede jugar en Las Gaunas porque en los partidos en los que le hemos visto se ha manejado de dos maneras diferentes y es en lo que estamos trabajando.

Cuando vienes de un derrota lo que deseas es que llegue el siguiente partido para reivindicarte y quitarte las malas sensaciones, aunque también es verdad que la situación no se mide por un único partido, sino por una valoración general. Si lo miramos así, salimos reforzados», indica Sergio Rodríguez.

Relacionada

Discurso prudente y sobre todo realista porque la UDL sufrió para ganar en El Malecón. Además, no sólo debe vencer, sino convencer, comenzando por sí misma, porque la derrota en Tudela fue un traspié inesperado y doloroso. Argumentos suficientes para ser «humildes» en la consecución de un reto que les premia con «tres puntos muy importantes», como admite un técnico que confía en que el hecho de jugar en Las Gaunas les «ayude» y les «motive».

Ñoño no se ejercitó y se sometió a varias pruebas médicas

César Caneda trabajó ayer con el equipo, aunque fue una sesión muy tranquilla, de trabajo de detalles y poco más. Menos de una hora estuvieron los blanquirrojos sobre el césped, aunque antes trabajaron en el gimnasio.

Antonio Asencio, Ñoño, pisó el campo, pero vestido de calle (con el chándal del club). Se sometió a diferentes pruebas y está a la espera de conocer el diagnóstico de la lesión que sufrió el jueves en su rodilla izquierda.

Ayuda, motivación y paciencia, porque las necesitarán. Las tres. Rodríguez advierte de un adversario que se apoya «en gente de experiencia», algo a su juicio lógico cuando «las cosas van mal». «Han incorporado a tres jugadores que están participando y todos se juntan en posiciones más defensivas. Presumimos un rival que nos espere atrás», adelanta. Trabajo, el que aventura, de desgaste y con ideas básicas que ampliar. « Debemos aprovechar más los espacios y buscar opciones de dos contra uno por las bandas porque cuando un equipo se cierra es más difícil hacer transiciones», recuerda. Lo que faltó en Tudela durante muchos minutos.

Y todo ello en el que la UD Logroñés suma dos lesionados más a su larga lista de la temporada. Ñoño y Santamaría se pierden la cita dominical. Preocupan las dos, pero la del defensa deja a Pablo Bobadilla como único central. Rodríguez confía en la reaparición de Caneda, que quizá en otro escenario se hubiera retrasado una semana. «Vamos a ver lo que ocurre en estos dos entrenamientos. Estamos justos en esa demarcación y apuraremos hasta el último instante antes de tomar una decisión. Ahora bien, no es un partido tan determinante como para forzar a César y provocar una recaída. Si juega es porque está en condiciones de hacerlo», asevera el preparador. Quedan diez encuentros, no uno, por lo que también piensa en una alternativa al vitoriano. «No tiraremos de un jugador del filial, al menos de inicio, y sí reconvertir a algún futbolista de la primera plantilla», indica. Si fuera así, apunten el nombre de Andy Rodríguez.

Ahora bien, el último resultado y las lesiones más recientes no deben llevar a un presente negativo. El técnico se niega a ello y recuerda que la UDL está «en una situación privilegiada para lograr el objetivo, lo que no quita para que sigamos peleando y sumando puntos» y no tiene que caer en análisis precipitados. «La semana pasada estábamos en play off y ésta no; ni una cosa ni la otra. Queda mucho camino por recorrer», indica. Y es ese pensamiento el que desemboca en la pelea por la segunda plaza, aunque la actual tercera se vea amenazada por el Barakaldo. «Ambición siempre tenemos para quedar lo más alto posible. El Mirandés está a seis puntos pero los equipos que nos siguen en la tabla también pueden pensar que pueden alcanzarnos. Hay conjuntos que están a tiempo de todo y nosotros estamos a tiempo de coger al Mirandés si hacemos las cosas bien», sentencia.