Fútbol | UDL

Una temporada y traspaso

Juan Iglesias avanza con el esférico en el partido que la UD Logroñés jugó la pasada campaña en Lejona. /manu ceciclio
Juan Iglesias avanza con el esférico en el partido que la UD Logroñés jugó la pasada campaña en Lejona. / manu ceciclio

El equipo riojano saca rendimiento a su cantera, al menos para contribuir a su financiación a cambio de perder a jóvenes jugadores La venta de Iglesias se suma a las de Barco y Jordan, que llegaron a la UD Logroñés con 19 años y se fueron con 20

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

El jueves por la tarde, apenas dos horas después de que el primer equipo de la UD Logroñés comenzase su pretemporada, la entidad anunciaba a través de su redes sociales la marcha de Juan Iglesias (Valladolid, 1998) al Getafe para enrolarse en las filas de su filial, que jugará en el Grupo I de Segunda División B. El movimiento no es nuevo y el ya exblanquirrojo sigue los pasos que en su día dieron Mario Barco y Jordan Gaspar. Un breve paso por Las Gaunas antes de buscar nuevos retos. Rentabilidad, mucha o poca, en apenas doce meses, La otra cara del fútbol modesto, que debe negociar muy duro para sumar a sus arcas unos miles de euros. Entre estos tres protagonistas, unos 180.000 euros, moneda arriba, moneda abajo.

A los tres les une que llegaron jóvenes a la UDL en busca de una oportunidad que convirtiera en realidad su sueño de ser futbolista. Mario Barco dejó el Calahorra, que militaba en Tercera; Jordan Gaspar había pasado por las categorías inferiores de la UD Logroñés, pero llamó a la atención de Carlos Pouso por su rendimiento en el Agoncillo; y Juan Iglesias debutó en el Valladolid B en la temporada 2015/16, pero hizo las maletas rápidamente para probar fortuna en Logroño. Los tres llegaron con 19 años y los tres se marcharon el año que cumplían los 20.

Mario Barco se presentó en Oyón una mañana de julio. Pepe Calvo debía tomar la decisión de hacerle hueco en la plantilla o no. No sólo se lo hizo, sino que se apropió del nueve del equipo. Debutó en la primera jornada de Liga, frente al Amorebieta. Su crecimiento fue constante. En su única campaña con los blanquirrojos, treinta y seis partidos, tres de ellos en la Copa del Rey, con casi 2,500 minutos sobre el césped y 10 goles, uno de ellos en el torneo del KO. Su rendimiento y sus números no pasaron desapercibidos en Lezama, que pagó una simbólica cantidad a la UDL para llevárselo. Athletic, Barakaldo, Lugo y Cádiz le han dado la responsabilidad del gol.

Barco jugó 36 partidos y marcó 10 goles; Jordan, 20 partidos; Iglesias ha sumado 42 encuentros

La UDL ha ingresado por los tres en torno a 180.000 euros en negociaciones sin margen de maniobra

La UD Logroñés inició la campaña 2015/16 con Carlos Fernández, delantero que había fichado del Villanovense, como referencia ofensiva. Pero aterrizaba con una sanción federativa y no había un nueve para recibir en el primer partido al Compostela. Jordan Gaspar, que había militado en la UDL Juvenil División de Honor, venía de firmar una brillante temporada en el Agoncillo. Brillante por su alto número de goles. «Tengo claro quién será el 9 ante el Compostela», dijo Pouso un día de pretemporada y sorprendió. Era Jordan. No sólo jugó, sino que marcó un gol y, quizá, completó su mejor partido en la categoría. Se presentó ante el equipo gallego y se despidió frente a él, el 10 de enero del 2016. Veinte partidos, contando el que jugó en Copa contra el Sevilla, y dos goles. El Real Madrid se lo llevaba a Valdebebas tras pagar una cantidad a la UDL.

Juan Iglesias mantiene la secuencia, 2013, 2016 y 2019. El vallisoletano se dio a conocer en la sexta jornada de Liga, si bien la temporada anterior debutó con el primer equipo en Santander y jugó unos minutos en Estella. Venía para jugar con el filial y en él pasó el año, además en una posición más adelantada en la banda.

La debacle de Calahorra le abrió las puertas del once. Entró y no volvió a salir de él. Cuarenta partidos si se suma Liga (33), Copa (3) y 'play off' (4). De desconocido a indispensable. Uno de los hombres que más minutos ha sumado en competición: 3.476. Con 20 años cumplidos el pasado 3 de julio se había convertido en un futbolista apetecible para los equipos de superior categoría. El Getafe ha sido el más convincente.

Para un club de Primera, la inversión es mínima y, por tanto, el riesgo económico, también. En las cifras millonarias que se mueven, una operación buena cubre varias malas, para los clubes modestos resulta imposible retener a futbolistas que les llaman desde Primera. A pesar de las cláusulas, que la UDL suele fijar en 500.000 euros, la única vía es negociar una suma que para unos es calderilla y para otros supone contratar a uno o dos jugadores de nivel y cerrar el ejercicio con superávit.