UNO A UNO

TARDE PARA OLVIDAR

SERGIO MARTÍNEZ

El Calahorra debería ver varias veces el partido de ayer. Hay mucho que mejorar. Los rojillos mostraron su peor cara, fallando en algunos de sus puntos fuertes como la intensidad o el trabajo defensivo en conjunto.

El portero fue el mejor del equipo pese a encajar cinco tantos. Tuvo grandes paradas y poco pudo hacer en los goles. Precisamente de dos, tras sus mejores intervenciones, llegaron dos tantos en rechace de los cántabros.

El capitán actuó en el lateral en busca de contundencia defensiva y mantuvo el tipo en líneas generales pero cometió varios errores y fue superado.

Debía mostrarse sobrio en el centro de la zaga pero no supo mantener una continuidad. Cometió otro penalti, aunque casi sin querer.

Tenía una importante prueba, pero no se encontró y no pudo frenar a Jon Ander. Lo mejor, las conclusiones numerosas que sacará del partido.

El lateral estuvo desconocido. El Racing encontró muchas facilidades para llegar en su zona, superándole en todo momento, especialmente Hidalgo.

Su papel es clave para el equipo y en la batalla del centro del campo, el líder. El Racing jugó como quiso en su parcela. Más lento y menos inteligente que en otros partidos.

El joven mediocentro sigue gastándo el crédito que se ganó hace varias jornadas. No pudo frenar el juego interior del Racing y fue sustituido en el descanso.

Totalmente desaparecido. En las acciones que lo intentó, propició pérdidas. No pudo lucir en ataque y, exigido en defensa, no se encontró demasiado cómodo.

Al igual que el resto del equipo, aunque, una vez más, entrengándose para presionar y cubrir en todo el campo. Trabajo pero sin eficacia.

Fue uno de los más proactivos en el primer tiempo pero no fue suficiente para generar peligro. Colgó buenos balones al área pero fue inofensivo en las faltas directas.

Tuvo la tarea más complicada pero tampoco cumplió como en otras ocasiones similares. Su presión no fue eficaz, aunque asumió con trabajo su rol.

Mejoró ligeramente el desempeño de Cárdenas, pero no logró contener el centro del campo.

Intentó jugar el balón en los minutos que lo tuvo el Calahorra. Fue, pese a todo, intrascendente.

Poco pudo hacer, aunque tuvo intentonas, como un disparo lejano que puso en apuros a Crespo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos