CD CALAHORRA

Una tarde más frente a la asignatura pendiente

Cristian espera una jugada ensayada. /Sergio Martínez
Cristian espera una jugada ensayada. / Sergio Martínez

El Calahorra necesita volver a sumar fuera de casa y recuperar su mejor versión ante el Barakaldo

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZCalahorra

El Calahorra revive mañana sensaciones sobradamente conocidas. Esa ilusión por ganar al fin su primer partido fuera de casa, la esperanza de competir ante uno de los grandes del grupo y esas ganas de recuperar las buenas vibraciones de hace semanas, que ya parecen olvidadas. ¿Será hoy el día? El equipo rojillo visita Lasesarre (17.00 horas), uno de esos campos que suenan a Segunda B, a tarde complicada y viajes infructuosos. Su inquilino, el Barakaldo, es el segundo mejor equipo tras el Racing, precisamente la última salida, que nadie quiere recordar. Otra prueba de máxima exigencia para un Calahorra que debe volver a ser el de antes para superar la asignatura pendiente de ganar lejos de La Planilla.

Las perspectiva no invita al optimismo por numerosos motivos, pero el fútbol es atractivamente incierto. El Calahorra llega quizá en su peor momento, después de dos partidos que han dejado un mal sabor de boca. Ante el Racing, los rojillos cayeron goleados en el encuentro más irreconocible del equipo, mientras que frente a la Cultural de Durango, el colista, solamente se pudo conseguir un empate después de tirar por la borda el gran juego de la primera hora del partido y las ventajas en el marcador. Dos jornadas para reflexionar profundamente y buscar un nuevo punto de inicio.

Lasesarre no parece el lugar más indicado, pero el Calahorra necesita sumar para contener la mala racha de resultados que le está lastrando en la clasificación. Aún mantiene una distancia cómoda con las posiciones de descenso, pero varios errores más propiciarían una situación preocupante. Son las prisas malas consejeras pero el Calahorra necesita revertir lo antes posible la situación.

El reto es mayor si se tiene en cuenta la trayectoria del equipo como visitante. En sus cinco salidas, el Calahorra solamente ha conseguido sumar dos puntos, precisamente en las primeras jornadas del campeonato. Desde entonces, tres derrotas crecientemente dolorosas: Real Sociedad B, Arenas y Racing. Ganar es una ilusión, pero también el Calahorra ha demostrado que es capaz de complicar la situación a cualquier equipo. En La Planilla se ha visto y algún día se trasladará a los partidos como visitante.

El Calahorra confía en retomar ese carácter competitivo, intenso y aguerrido que se ha disipado en las últimas jornadas. El juego es otro factor fundamental, pero sin trabajo y concentración volverá a cometer los mismos errores que tantos puntos les ha costado. Miguel Sola advirtió el viernes de que el Barakaldo es un equipo al que no hay que perderle la batalla de la intensidad. Los vascos son el bloque más sólido del grupo, habiendo recibido solamente seis goles y compitiendo cada partido para colocarse en la zona noble de la tabla. La exigencia debe aplicarse a los noventa minutos del partido si el Calahorra desea puntuar en Lasesarre.

Miguel Sola sigue contando con la sensible baja de Yasin en el lateral derecho, que podría volver a ser cubierto por Álvaro González, su sustituto natural, aunque Cristian sigue siendo una opción. Por otra parte, Morgado tuvo que ser sustituido por unos mareos en el partido frente a la Cultural de Durango, por lo que de no encontrarse en condiciones su posición la ocuparía Javi Duro. Además de Yasin y Gorka, el tercer portero, el otro descarte es Xabier Cárdenas, por decisión técnica. El mediocentro ha ido perdiendo protagonismo en las últimas semanas en una posición con mucha competencia y en la que Sola innovó el pasado domingo. Sergio Parla podría volver a la medular, por lo que la duda es si le acompañará Almagro, un jugador de más trabajo e intensidad, o Adrien Goñi, buscando la creatividad. No se esperan muchas más sorpresas en el once de Miguel Sola.

El Calahorra tendrá que dejar atrás sus últimos partidos para centrarse en la posibilidad de regresar a una liga de la que está desconectado. Un triunfo en Lasesarre cambiaría mucho las cosas y quitaría un peso de encima, pero conseguirlo requerirá de la versión más inspirada de los rojillos. Cada jornada es una nueva oportunidad que no debe desaprovecharse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos