CD CALAHORRA

SONRISAS A DOMICILIO

Los jugadores del
Calahorra celebran el
primer gol.
:: sergio martínez
/
Los jugadores del Calahorra celebran el primer gol. :: sergio martínez

El Calahorra vuelve a brillar como visitante para ganar a un Sporting B siempre a contracorriente

SERGIO MARTÍNEZ

gijón. El Calahorra ha invertido la tendencia. Hace un mes era uno de los mejores locales, seguro y brillante en La Planilla, donde prácticamente contaba sus partidos por victorias. Como visitante la cosa cambiaba, sumando sólo dos puntos ya casi olvidados, incapaz de ganar y mostrándose como un equipo desconocido. Ahora la historia es bien diferente y el último capitulo, de final feliz. El Calahorra llegaba a Mareo con el dolor aún presente de su última derrota ante el Langreo en su feudo, pero los rojillos supieron dejarlo atrás para fijarse en la imagen de Lasesarre, donde dieron el golpe de timón. El Sporting B era el equipo más en forma del grupo, pero sucumbió ante un Calahorra con carácter y dominador, que supo aprovechar sus mejores momentos y ser sobrio en los más débiles.

0

0

El partido arrancó con una nueva sorpresa por parte de Miguel Sola, aunque no tanto por el once sino por el ofensivo esquema dispuesto. Sergio Parla actuó por delante de la defensa como único mediocentro, mientras que Samuel se sumó a Eduardo Ubis en un ataque con dos delanteros. Primera variación táctica de la temporada y toda una declaración de intenciones. El Calahorra debía resistir esos primeros minutos que tanto le cuesta a veces controlar, y lo hizo pese a que Berto tuvo para el Sporting B un claro remate que salvó Nacho Zabal.

Sporting B
Christian, Bogdan, Pelayo (Chiki, m. 90), Villalón, Espeso, Gragera, Riego (Morilla, m. 55), Berto, Pedro Díaz, Pablo y Manzambi.
Calahorra
Nacho Zabal, Yasin, Barrio, Cristian, Morgado (Javi Duro, m. 68), Parla, Rodrigo, Adrien Goñi, Auzmendi (Cárdenas, m. 41), Samuel (Almagro, m. 75) y Eduardo Ubis.
Goles
0-1, m. 14. Eduardo Ubis; 0-2, m. 26. Barrio; 1-2, m. 40. Berto; 1-3, m. 73. Rodrigo; 2-3, m. 75. Pedro Díaz.
Árbitro
Alejandro Muñiz, con Anxo Fariña y Asier Fariña (Colegio Gallego). Amonestó a Bogdan y Gragera del Sporting B y a Yasin, Barrio, Ubis y Cárdenas del Calahorra.
Incidencias
Un millar de espectadores en Mareo, con presencia de seguidores rojillos.

No le costó demasiado al Calahorra asumir el balón y su disposición, actitud e intensa presión favorecían que los rechaces y las segundas jugadas fuesen en su favor. Lo opuesto al pasado domingo. En el minuto 14, Samuel ganaba un balón largo pero la defensa evitaba su recorte en el área, Auzmendi aparecía para aprovecharlo y colgar un centro que Eduardo Ubis, casi sin ángulo, cabeceaba al fondo de las mallas para abrir la cuenta rojilla. El séptimo esta temporada para el delantero.

El segundo tanto de los rojillos no tardó demasiado en llegar, aprovechando en esta ocasión un despiste rival, algo que recordaba la lección aprendida ante el Langreo. Espeso se equivocó al dejar el balón marcharse por línea de fondo pensando que era favorable al Sporting, pero en realidad permitió a Auzmendi volver a asistir, esta vez desde el saque de esquina, para que Javi Barrio ganase la posición y con un poderoso cabezazo aumentase la renta de un enchufado Calahorra.

Pese a todo, el guion estuvo a punto de cambiar drásticamente antes del descanso. En el minuto 40, Berto aprovechó el rechace de un disparo que no logró atajar Zabal para recortar distancias y encender las alarmas. Justo después, Barrio cometía penalti sobre Mazambi y el trabajo previo estaba a punto de irse al traste. Sin embargo, Nacho Zabal volvió a convertirse en el héroe rojillo y se lanzó a su derecha para detener la pena máxima de Pedro Díaz.

Salvado el gol de partido, el Calahorra debía resistir en los primeros compases del segundo tiempo el previsible acoso del Sporting B, pero no sólo lo consiguió, sino que lo hizo con el balón en sus pies, dominando y sin encerrarse. Fueron valientes los rojillos, muy presentes entre líneas y consiguieron el tercer gol tras un par de transiciones. De derecha a izquierda, donde Duro, Cárdenas y Parla combinaban. Y otra vez a la derecha. Allí, Rodrigo volvía a vestirse de estrella. El interior jugó un partido muy solidario, pero precisamente cuando buscó la acción individual rompió las redes lanzando desde la frontal un zurdazo que se coló por la escuadra.

Tuvo que sufrir el Calahorra ya que el Sporting B, en una internada demasiado sencilla por la derecha, logró superar a la zaga rojilla con una pared que culminó Pedro. Apretaron los rojiblancos, pero un Calahorra incansable y esforzado, aseguró su segunda victoria como visitante. Quizá una mayor regularidad hubiese permitido a los rojillos verse ahora más arriba en la clasificación. Un lamento desde la ambición y es que el Calahorra sigue dando motivos para soñar. La línea la marca ahora como visitante.

Más

 

Fotos

Vídeos