La solución: una artroscopia diagnóstica

El futuro más cercano para Álvaro Arnedo pasa por un quirófano. Por desgracia, se trata de una circunstancia que el jugador riojano no va a poder evitar. Aún así, podría haber buenas noticias. La solución para el centrocampista de la UD Logroñés es una artroscopia diagnóstica. En resumen, se trata de una operación en la que, antes de tomar una decisión, se puede observar con una cámara cómo está la plastia. Así, en caso de que no se detecte una rotura, se trataría de volver a cerrar y esperar a que la herida cicatrice para poder reintegrarse con el grupo. ¿Plazo? Dos o tres semanas aproximadamente. En el caso de que sí se observe rotura, habría que introducir también el drenaje y la plastia para reemplazar la dañada. Sería la peor de las noticias. Entonces habría que poner el contador a cero y volver a empezar.

 

Fotos

Vídeos