Sergio Rodríguez: «Lo más importante es que la UDL encuentre su mejor versión»

Sergio Rodríguez: «Lo más importante es que la UDL encuentre su mejor versión»
Juan Marín

El técnico blanquirrojo afronta este domingo su partido oficial número 100 al frente del conjunto blanquirrojo

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Sergio Rodríguez encara este domingo su partido oficial número 100 al frente de la UD Logroñés. «No lo sabía», comentaba este viernes sin dar mayor importancia a la estadística. Su mente está puesta en el equipo, del que espera que vaya acercándose poco a poco a su mejor versión. La necesita, porque el fútbol vive de resultados y éstos no son los mejores. Y además, y después de no aprovechar sus encuentros ante recién ascendidos, la UD Logroñés se mide al equipo que a juicio de Rodríguez tiene «la mejor plantilla» el grupo.

«Es un bloque muy potente. No sé si el más potente, pero si uno de los que más de la categoría por presupuesto y por plantilla», sentencia el técnico en su primera intervención. «Puede jugar tanto en fútbol combinativo como en transiciones. Es muy vertical. Lo que más nos ha llamado la atención es su rapidez y peligrosidad en las transiciones ofensivas cuando roban el balón», detalla.

Ahora bien, la Cultural es el rival de un día. A Rodríguez le preocupa mucho más el comportamiento de sus hombres. Asegura que la plantilla sigue «la línea de trabajo prevista», pero no oculta que todos son conscientes de que necesitan «mejorar» y de que demandan «buenos resultados para tener confianza». «No la hemos perdido, pero los resultados son los que importan», apuntilla.

Lo cierto es que la Cultural ganó su primer encuentro el pasado domingo, después de sendos empates. Ganó y goleó al Athletic con un fútbol de variantes. «Más que el resultado del otro día me preocupa la plantilla en sí porque es muy buena. No creo que esté en su mejor momento, pero el domingo ganaron al Athletic después de obligarle a jugar asumiendo la posesión y con la Cultural a la espera de la contra. Por eso me preocupa el potencial de su plantilla a largo plazo. Si queremos competir arriba, es uno de los rivales a tener en cuenta. Para mí tiene la mejor plantilla el grupo, aunque luego hay que demostrarlo sobre el campo», detalla.

Ante este escenario, la pregunta es cómo puede jugar la UDL a un equipo que en su casa no tiene problemas para dar el balón al rival. «No sólo juega a la contra. Es un equipo que engaña un poco porque lleva la iniciativa, pero cuando sus jugadores consiguen situaciones a la contra son muy peligrosos. Descuelgan en ataque a dos o tres hombres que son extraordinarios en el uno contra uno y tienen mucha velocidad», señala, aunque un bloque con dieciséis jugadores nuevos también tiene sus fisuras. «Ningún equipo está en plenitud de rendimiento a estas alturas de la temporada, pero claro que tienen desajustes. Deja partidos muy abiertos, aunque igual es lo que buscan porque en la contra ofensiva son muy ganadores y quizá en la defensiva no son tan perdedores. Les puede compensar esta idea. Ahora bien, no me chirría nada de su funcionamiento, aunque tiene debilidades. Nos fijamos en el rival para cubrirnos y hacerles daño, pero lo más importante es que la UDL encuentre su mejor versión», matiza.

Y esa es la clave, el crecimiento del equipo propio. Si un bloque juega con personalidad, con intensidad, con velocidad… puede ser imparable. Virtudes que esta UDL no ha mostrado aún sin embargo. «Cuando uno está bien, cuando las sensaciones son buenas, da igual. Podemos llevar el peso del encuentro o jugar con transiciones. Lo importante es encontrar el buen estado global y que cada jugador dé el máximo. Somos un equipo versátil, pero debemos encontrar ese buen estado y también la confianza para rendir a un nivel importante. El inicio es malo y todos esperábamos un mejor comienzo. Los resultados son los que son y los equipos dependemos de ellos. Cuando ganas tienes un plus de confianza; cuando no ganas, no lo tienes. Ahora bien, más allá de los marcadores intentamos transmitir confianza a los jugadores porque creemos en los jugadores», concluye.

Temas

Udl, Fútbol