La séptima jornada sí decide

Juan Iglesias avanza con el balón, en el partido frente al Real Unión de Irún. :: fernando díaz/
Juan Iglesias avanza con el balón, en el partido frente al Real Unión de Irún. :: fernando díaz

Sergio Rodríguez mantiene en Lezama su apoyo a los jóvenes y algunos puestos en el once de la UD Logroñés comienzan a perfilarse | El rendimiento de los propios jugadores y las lesiones han abierto un nuevo escenario diferente al pensado al inicio de campaña

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Las circunstancias mandan. Nosotros siempre tratamos de elegir para cada partido a los jugadores que creemos que están mejor. Ahora bien, eso no quiere decir que quienes no juegan no cuentan para nosotros. Ojalá tenga que comerme la cabeza cada viernes para poder confeccionar la lista»

Así se explicaba Sergio Rodríguez en rueda de prensa cuando se le preguntó acerca de su apuesta por jugadores jóvenes y si ya comienza a perfilar un once de mayor continuidad, más fijo. Lo cierto es que el técnico vivió un importante punto de inflexión frente al Real Unión, pero la semana posterior ha sido especialmente dura con el equipo y con él por las tres lesiones que se han producido. Hace ocho días, el preparador sorprendía con una banda derecha en la que se alinearon dos chavales, Juan Iglesias y Víctor López, de 21 años, y un eje de la defensa en el que incrustó a otro futbolista Sub'23 como es Pablo Bobadilla. Maniobra a la desesperada o una realidad. Sumando a Marcos André, cuatro futbolistas menores de 23 años en el once titular.

Seis días después de aquel encuentro, Sergio Rodríguez mantuvo su apuesta. No hay un once perfilado, pero sí que se ven ya detalles que pueden convertirse en hábitos. «Es la séptima jornada, pero ya nos estamos jugando cosas», decía el entrenador en las horas previas al partido de Lezama. Se refería al resultado, los puntos y la clasificación, pero esa frase se puede aplicar perfectamente a los movimientos en el once. «Eso no quiere decir que quienes no juegan no cuentan para nosotros», apuntaba tras el encuentro frente al filial. Mano izquierda.

Así, el técnico mantiene una absoluta confianza en Miguel Martínez de Corta. Más de uno (desde la grada) le quiere fuera del once, pero sigue siendo un pilar básico para este equipo por sus muchas virtudes. Como todos los porteros, falla en ocasiones, pero sin su aparición en Lezama, la UDL igual estaba lamentado una derrota más. Ha jugado todos los partidos. Siete encuentros, cinco goles encajados. El problema reside es que su equipo marca menos de lo que recibe.

En la línea defensiva ha irrumpido con notable fuerza Juan Iglesias. Primero en el lateral izquierdo ante la ausencia de Paredes; después en el derecho, donde ha ganado el pulso a dos veteranos como Miguel Santos y Javier Flaño. Suma ya cuatro encuentros, todos ellos en el once inicial y completos. A esta rebelión se ha sumado Pablo Bobadilla. Ya le tocaba. Completó una pretemporada fantástica al lado de Caneda. Ha sido titular en los dos últimos encuentros y ha coincidido con que la UDL no ha encajado ningún gol. Trabajo coral, pero se aprecia una mayor sensación de seguridad. Su 'tutor', Caneda, lo ha jugado todo.

Más

El paso de los partidos ha servido para ver cómo Jonathan Bijimine ha perdido protagonismo y como Mikel Santamaría no acaba de engancharse al once. Fue titular frente a Barakaldo y Sporting, pero nada más. El carril izquierdo es otro puesto sin nombre. Estaba reservado a Jaime Paredes, pero primero se perdió tres encuentros por una lesión muscular y ahora se centrará en recuperarse de la rotura de ligamentos del tobillo derecho. Iglesias, asentado ya en la derecha, Santos y Flaño han jugado por ese carril. Lesionado Santos en Lezama, a Rodríguez sólo le queda tirar del navarro, que tuvo muchos problemas defensivos ante el Athletic, o recurrir al filial. «Vienen chavales con muchas ganas y motivación. Los miércoles o jueves alguno de ellos se entrena con nosotros», decía Rodríguez el sábado.

El puesto de mando en la medular parece ya bastante definido. La pareja elegida la forman Andy Rodríguez y Carles Salvador. César Remón, al que las molestias físicas no le abandonan, ha perdido terreno en estos casi dos primeros meses. Salvador ha participado en todos los compromisos y ahora juega algo más adelantado; Andy ha completado seis y no participó frente al Sporting, en Las Gaunas.

La propiedad de las bandas está en duda. Víctor López ha saltado a la titularidad por la derecha en los dos últimos encuentros. Aporta profundidad y centro desde la banda. Borja Sánchez se ha diluido o aún no es el jugador que fue muy importante en el Mirandés. No ha participado en los dos últimos encuentros. Tampoco lo hizo en el primero. Tres titularidades, una suplencia, pero sin protagonismo. Por la izquierda se han movido Rayco, imprescindible pero más centrado, Ñoño y Rubén Martínez. Ninguno de los dos últimos ha hecho suya la banda. El gaditano dista de ser el futbolista del comienzo de la pasada campaña y el catalán aparece y desaparece, aunque ha participado en seis compromisos.

Con Rayco como segundo punta, Marcos André y Ander Vitoria se reparten el área. El primero ha jugado más minutos y ha sido titular en los tres últimos partidos (y en el primero), amén de haber marcado uno de los tres goles logrados por su equipo. El segundo fue titular en los cuatro primeros compromisos, pero ha perdido la plaza en favor del brasileño.

En esa zona de ataque, pero desde la segunda línea, Lander Olaetxea ha aumentado su importancia en los encuentros más recientes. Se sacrificó en banda derecha en Durango para desaparecer de la competición los tres partidos siguientes. Reapareció en Calahorra y desde aquel día se ha mantenido en el once titular.

 

Fotos

Vídeos