Sensaciones encontradas

Fiesta en la grada. Las fiestas de la ciudad se dejaron sentir en La Planilla con pañuelos y buen ambiente./
Fiesta en la grada. Las fiestas de la ciudad se dejaron sentir en La Planilla con pañuelos y buen ambiente.

La afición fue crítica con el equipo pero valoró el punto finalmente conseguido

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

La grada de La Planilla no podía creer la primera parte que había visto. Al descanso, el equipo fue despedido con algunos pitos, tímidos pero suficientes para mostrar el malestar por lo acontecido. Las conversaciones en esa pausa concluían que estaba siendo uno de los peores partidos del Calahorra. En el día más importante, el equipo estaba fallando. Las caras eran de incredulidad, dudas y decepción.

Pese a lo complicado del horario, los seguidores rojillos respondieron a la llamada necesitada de los suyos. Los jugadores siempre han mantenido que cuando fuesen mal las cosas, cuando el equipo estuviese al borde del abismo, sería el momento en el que más necesitasen a su afición. Es sencillo estar en las buenas, cuando los resultados responden, pero no tanto en la situación contraria.

El Calahorra no pudo prolongar la fiesta que vivieron durante todo el fin de semana las calles de la ciudad. Muchos pañuelos y emblemas de peñas calagurritanas pudieron verse en La Planilla. Incluso una batucada animó el descanso, ese momento en el que lo mejor era no pensar en lo vivido hasta el momento. La segunda mitad fue otra historia y la grada recompensó al equipo con constantes ánimos, creyendo que la victoria era realmente posible. Al final, hasta los aficionados dieron el punto por bueno, valorando la reacción, y es que los empates que se remontan siempre saben mejor.