C. DEPORTIV0 CALAHORRA

Una renovación sin resultado

Adrien Goñi, una de las novedades en el once rojillo, conduce en el partido del domingo. :: sergio martínez/
Adrien Goñi, una de las novedades en el once rojillo, conduce en el partido del domingo. :: sergio martínez

La alineación rojilla ante la Cultural de Durango fue la más novedosa hasta la fecha pero su efecto duró pocos minutos

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

El Calahorra necesitaba mostrar otra cara el domingo. En La Planilla, ante la Cultural de Durango, el colista, tenía una gran oportunidad para volver a brillar y olvidar la mala racha de resultados que atraviesa el equipo. Algo nuevo para renovar su tendencia y recordar al equipo de las mejores tardes. Miguel Sola planteó su alineación más novedosa hasta el momento para ello, algo que funcionó hasta el primer gol. Después, el efecto se diluyó y el equipo terminó firmando una de sus peores actuaciones.

La cuestión fundamental a resolver es hasta qué punto influyeron las novedades en la mala tarde del equipo. A juzgar por los primeros compases del partido, en el que el Calahorra desplegó un fútbol alegre y dominador, la propuesta fue acertada. El equipo tenía potencial futbolístico pero tras marcar el gol perdió el balón y el carácter para no volver a encontrarlo.

Cuatro fueron los cambios con respecto a la alineación presentada en El Sardinero. Entraron Álvaro, Almagro, Goñi y Auzmendi y se quedaron en el banquillo Javi Duro, Barrio, Cárdenas y Barcina. Lo más reseñable, sin embargo, fue el regreso de Sergio Parla al centro de la defensa, una posición habitual para el madrileño el curso pasado pero en la que no había actuado aún esta temporada.

Esa variante implicaba el mayor cambio en el once rojillo, y es que Raúl Almagro y Adrien Goñi pasaban a ocupar la medular del equipo. El primero, después de ser suplente de Cárdenas durante buena parte de las diez primeras jornadas, ha recuperado sus galones y tendrá muchos más minutos de aquí en adelante. Su titularidad parecía segura ante la Cultural, con el objetivo de dotar al centro del campo calagurritano de las fluidez y el carácter perdido.

El caso de Adrien Goñi es más peculiar, ya que hasta ahora había actuado como mediapunta o interior, pero no en el mediocentro. Esporádicamente lo hizo en la pasada temporada, pero no es su ubicación habitual. Por ello, colocar a Goñi en la medular fue una declaración de intenciones de Sola, que buscaba toque y creatividad en la parcela central. Fue su movimiento más ofensivo.

El empate y la imagen ofrecida pueden lastrar la concepción del cambio de aires planteado por Miguel Sola, pero una de las conclusiones positivas del domingo fue precisamente observar las variantes con las que el Calahorra puede jugar en el centro del campo. Almagro fue la manija y Goñi el conector con las líneas superiores. Fallaron en pérdidas puntuales, pero en líneas generales dejaron buenas sensaciones y aportaron algo diferente.

El novedoso planteamiento no dio frutos, aunque tampoco fue el responsable de una tarde gris en global. Sola deberá decidir si su innovación fue puntual o tendrá recorrido en próximas jornadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos