UD LOGROÑÉS

Un día redondo para regresar a casa

Iñaki Sáenz avanza con el esférico en el partido del pasado sábado. :: fernando díaz/
Iñaki Sáenz avanza con el esférico en el partido del pasado sábado. :: fernando díaz

Iñaki Sáenz festeja sus 125 partidos en Liga con la UDL con una completa reaparición seis años más tarde | El blanquirrojo revela sus «buenas sensaciones» tras firmar 90 minutos después de medio año sin competir

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Iñaki Sáenz saltó de nuevo a Las Gaunas con la camiseta de la UD Logroñés, aquella con la que debutó en Segunda División B en agosto del año 2009. Apareció por el túnel de vestuarios para volver a sentirse futbolista después de seis meses alejado de la competición. Pero no sólo volvió, sino que completó su partido con una nota alta. Pudo marcar en dos ocasiones y puso al área dos fantásticos balones que no aprovecharon ni Ander Vitoria ni Víctor López. Un regreso, en suma, triunfal.

Un total de 2.436 días pasaron hasta el sábado desde que Iñaki Sáenz se despidiera del Municipal y de la UD Logroñés. Fue el 12 de agosto del 2013, tras empatar ante la SD Logroñés (1-1). No era aquel el último encuentro liguero, pues la competición se cerró una semana después en Las Llanas de Sestao, pero el calagurritano no participó del compromiso.

ALGUNAS CIFRAS

partidos en Liga
alcanzó Iñaki Sáenz el pasado sábado con la camiseta de la UD Logroñés. En 99 de ellos ha sido titular.
días habían pasado hasta el sábado desde que el calagurritano jugó su último encuentro con la UDL
Fue el 12 de mayo del 2013, en Las Gaunas y contra la SD Logroñés.
el número en su camiseta con el que reapareció con la UD Logroñés
Debutó con el 26, aunque su dorsal habitual fue el 16.

«No voy a decir que el sábado estaba nervioso, pero sí inquieto por saber cómo respondería sobre el césped. Han sido muchas semanas sin competir y pocos los días de trabajo junto a mis compañeros, pero lo cierto es que al final del encuentro las sensaciones fueron buenas. Me sentí bien, sobre todo en una primera mitad en la que el equipo completó un buen fútbol», confesaba ayer el jugador, que gozaba de segunda jornada de descanso.

Iñaki se despidió de la UD Logroñés jugando como lateral izquierdo de una zaga que completaban Ormazábal, Gil y Jano. El sábado saludó desde la medular, con un talante mucho más ofensivo. Lateral o centrocampista, una disyuntiva con la que ha vivido, aunque juega «donde le diga» el entrenador. «Incluso de portero», asevera. «En Tenerife y Vitoria jugué más de lateral, mientras que en Santander alterné las dos posiciones. Me siento bien en la banda, pero debo mejorar físicamente y en la relación con el equipo. Me falta conocer a mis compañeros y que ellos sepan cómo juego yo y, por otro lado, tengo que atender a lo que el entrenador quiere de mí, sobre todo a nivel táctico y defensivo», apunta.

El riojano asegura que no «recuerda muy bien» cómo era la Segunda División B que dejó atrás hace años, pero no olvida el sufrimiento que conlleva ganar. «Eso no ha cambiado, aunque no es algo exclusivo a esta categoría, sino extensible a todas. Hay que sufrir para sumar los tres puntos y en la segunda vuelta, más. Lo vimos el sábado y lo viviremos el domingo, en Barakaldo», advierte.

Lasesarre es la próxima parada. «Intentaremos ganar, porque es necesario salir victorioso de estos enfrentamientos», indica al recordarle lo importante que pueden llegar a ser estos compromisos ante rivales directos. «He visto al Barakaldo en un par de ocasiones y es un bloque muy bien trabajado», indica. Iñaki no ha descuidado detalles. Ha trabajado en grupo, con el Calahorra, y a título individual, con un preparador personal. También ha aprovechado estos meses para ver fútbol de la categoría de bronce.

Más