UD LOGROÑÉS

Reacción o estancamiento

Sergio Rodríguez explica a sus jugadores un ejercicio. :: dÍaz uriel/
Sergio Rodríguez explica a sus jugadores un ejercicio. :: dÍaz uriel

La UD Logroñés recibe al Sporting con la idea de lograr su primer triunfo en Liga ayudado por la Copa | Los blanquirrojos se miden a un conjunto que apuesta por la transición rápida y que no ha ganado aún en este inicio

JOSÉ MARTÍNEZ GLERALOGROÑO.

La UD Logroñés regresa esta tarde a Las Gaunas (18.00 horas) con el mismo reto con el que arrancó la temporada en Durango, que mantuvo ante el Barakaldo y que no logró alcanzar en Langreo. Ganar, simplemente ganar en Liga, porque la trayectoria liguera contrasta con la copera, donde ha ganado sus dos partidos, si bien el último fue desde la tanda de penaltis. Ganar y honrar a San Mateo, santo con el que se vive una irregular relación de resultados. El Sporting, temido el pasado año, es el invitado. Quizá no podría haber uno mejor para celebrar estos días festivos, pues a Gijón y Logroño les une el fútbol desde hace décadas.

San Mateo no suele ser una buena fecha en Las Gaunas, salvo en los últimos ejercicios

«Es evidente que necesidad (de victorias) hay porque hemos empatado los tres partidos y estamos con pocos puntos», admitía Sergio Rodríguez el viernes. Echando un vistazo a la clasificación se aprecia claramente esa urgencia en el cierre de una semana agotadora, con viajes a Langreo y Cartagena y cerca de 2.500 kilómetros en autobús. La suerte de la Copa. O no suerte.

El compromiso oferta muchos atractivos como para acercarse al Municipal. El triunfo, y la forma, en Cartagena debería suponer un punto de inflexión para este bloque. Se vio fuera de la competición y tuvo fuerza mental para doblegar a su adversario. Supo rehacerse en su peor momento. Por otro, el adversario no vive su mejor inicio de la campaña. Dos puntos merced a otros empates sin goles frente al Leioa y Gernika. Y más allá del césped, la fiesta hace que los ánimos por estar en la calle y, en este caso, acudir al fútbol, aumente.

San Mateo no ha sido tradicionalmente un buen aliado para los conjuntos de Las Gaunas desde que el rectángulo de juego estaba al norte de la calle Salustiano Olózaga. El Municipal poblaba sus gradas con una expectación propia de una tarde de toros y, como ocurría en La Manzarena y ahora en La Ribera, regresa a la fiesta de la calle decepcionado. El pasado año fue el Caudal de Mieres el que congeló el recinto blanquirrojo (1-2), que repitió el atrevimiento del Salamanca en el año 2011, por idéntico resultado. Ahora bien, en la balanza de triunfos y derrotas pesan más los primeros, porque los riojanos han ganado por estas fechas a equipos como Terrassa, Lemona, Somozas y Socuéllamos. Un catalán, un vasco, un gallego y un manchego. El Sporting puede abrir la lista de clubes asturianos.

Más allá del santoral y de creencias, la realidad confirma la necesidad de ambos por ganar esta tarde. Sus objetivos pueden ser distintos, pero vencer no se discute. Sergio Rodríguez recupera a jugadores, caso de César Caneda y Ander Vitoria, que no viajaron a Cartagena. Y dará descanso a otros. Uno de los objetivos en este alocado inicio de temporada era repartir minutos entre todos los jugadores. Por una cuestión física (descansos) y mental (hacer que el jugador se sienta importante). Y lo ha logrado. Se le podrá achacar que no ha ganado, pero también es verdad que no ha perdido. «Debemos ser inteligentes durante los noventa minutos y que esa necesidad no nos lleve a una posible ansiedad, prisas o cometer errores», advierte. Sin cabeza no se puede jugar a fútbol.

Así, el técnico prepara cambios. Caneda y Vitoria apuntan al once; Miguel Martínez, también. Y seguramente, Miguel Santos. Incluso Borja Sánchez. Las novedades pueden ser más numerosas, aunque el acierto queda exclusivamente en la figura del entrenador.

La vuelta de Caneda supone el regreso de uno de sus hombres de confianza. Ha jugado todo los minutos de Liga. En Copa, ninguno. Tanto en Langreo como en Cartagena, los riojanos sufrieron por el centro de la zaga. Se desajusta con cierta facilidad. Bijimine extrema precauciones quizá influenciado por su expulsión en Tabira, en el primer encuentro de Liga. Y cuando sale de su sitio, sufre. Sufrimiento que se extiende a Santamaría e incluso al propio Caneda. Sergio Rodríguez no está, sin embargo, preocupado porque los números dicen que no hay castigo. «No hemos recibido goles especialmente ni creo que nos hayan hecho muchas ocasiones. En Durango una y media. Contra el Barakaldo, el gol en la primera parte y una y media más. En Langreo, sumando los dos partidos, creo que no llegamos a tres o cuatro... Sí que en Cartagena recibimos alguna ocasión más, ante un rival con un potencial ofensivo mucho mayor. Tenemos que mejorar en todo, pero no me preocupa especialmente. Siempre hemos dicho que hay que estar bien en las dos áreas», razona.

El técnico presume un partido similar al vivido en Langreo, sensación que contrasta con las dimensiones de Las Gaunas, más grande que el Nuevo Ganzábal, y con el perfil del adversario. Se supone que el Sporting llegará con la idea de jugar y no únicamente de defenderse con orden y trabajo colectivo. Ahora bien, Rodríguez asegura que el Sporting se siente más cómodo «creando peligro en las transiciones». Eso significa que los riojanos asumirán el peso del partido, la posesión del cuero, aspecto en los que el entrenador ve una clara mejoría. «Debemos jugar bien las bazas. Sin nerviosos, con el mayor ritmo posible de juego y haciendo lo adecuado en cada momento. El Sporting no necesita tener el balón porque, como he dicho, realiza transiciones muy rápidas», apunta el entrenador.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos