SEGUNDA DIVISIÓN B UD LOGROÑÉS

Rayco busca acabar con 300 días de sequía

Rayco conduce en Merkatondoa el pasado 13 de mayo, fecha de su último gol en liga. :: /Fernando Díaz
Rayco conduce en Merkatondoa el pasado 13 de mayo, fecha de su último gol en liga. :: / Fernando Díaz

El canario no ha visto puerta en liga desde el último partido de la temporada pasada en Estella

VÍCTOR SOTO* VSOTO@DIARIOLARIOJA.COMLOGROÑO.

Rayco García despidió la pasada temporada por todo lo alto. En los dos últimos encuentros de la competición sumó tres tantos para engordar su cosecha anual hasta los 16 goles. El canario explotaba y, tras una feliz pretemporada, el curso 2018/2019 debía ser el de su consagración. Sin embargo, desde que anotase ese postrero gol en Estella, en el minuto 89, Rayco no ha vuelto a marcar en liga. Sólo una celebración, en Cartagena, tras anotar con un tiro raso el gol del empate que daría acceso a la prórroga y los penaltis en la segunda ronda de la Copa del Rey.

Nada más que celebrar. Mucho trabajo, casi 1.300 minutos disputados, pero sin pólvora. El domingo, ante la Gimnástica de Torrelavega, se cumplirán 301 días de ese gol en Merkatondoa. Para Rayco es mucho tiempo, aunque prefiere no añadirse más presión: «Es cierto que en liga no marco desde ese encuentro. Y a un delantero le cuesta, pero tengo que fijarme en el trabajo del día a día y por eso estoy muy tranquilo. El trabajo está siendo bueno y el gol llegará». «Al final, tarde o temprano marcaré. No hay que obsesionarse, sino seguir trabajando e intentar ayudar al equipo de la manera que sea», incidía el delantero.

Rayco no pierde la calma y sabe que, en este caso, los tópicos se suelen cumplir: «Tengo confianza. Como todo, son rachas y en cuanto logre hacer el primer gol los demás vendrán solos».

El pasado domingo, en Tudela, salió en el once titular y ese detalle le ha ayudado. «Estoy teniendo más minutos, lo que es importante. Después de tanto tiempo parado por la lesión, voy jugando más y cada vez me encuentro mejor», resumía. «Hacía tiempo que no tenía 90 minutos y espero seguir mejorando para ayudar al equipo», analizaba ayer tras el entrenamiento.

Durante este curso, la UDL ha mostrado su cara más industrial y rocosa. Un conjunto de resultados cortos y mucho sudor. Como ejemplo, a estas alturas de la temporada los de Sergio Rodríguez acumulan 23 goles. En la campaña anterior, la cifra ascendía a 38. Una sangría de 15 dianas que no han impedido, gracias a esa seriedad atrás, que los blanquirrojos estén disfrutando de mejores resultados. «Hemos hecho un equipo muy compacto, trabajador, en el que todos nos sacrificamos por el equipo. Los resultados mandan y de esa forma estamos arriba en la clasificación», reconocía Rayco. Ese cambio en el ADN del equipo también se nota en el rol de cada futbolista, incluido el del canario: «Cada temporada es diferente y cada uno se amolda a cada situación. Este año ha tocado un trabajo diferente y me adapto a lo que necesite el equipo».

Un nuevo reto

Tras el tropiezo de la pasada semana en Tudela, el futbolista confía en sumar un triunfo ante la Gimnástica, un rival con agobios y objetivos diferentes a los de los riojanos pero del que no se fía. «No pudimos llevarnos ningún punto de Tudela, pero el equipo está con ánimo e ilusión de seguir con su dinámica positiva en casa. A pesar de la derrota del otro día, el equipo está bien y seguro que seguiremos así», analizaba. «Espero que el domingo podamos sacar los tres puntos pero no nos podemos fijarnos en la clasificación porque todo el mundo se juega algo tanto por arriba como por abajo. Va a venir con muchas ganas, nos va a complicar y nos obligará a tener mucha tranquilidad en muchas situaciones del partido», resumía. Y, si llega el gol, lo celebrará por todo lo alto. Aunque si el equipo gana si su tanto, el festejo podrá esperar: «Lo importante es el equipo y luego las individualidades».