El quebradero de cabeza de Remón

César Remón, en agosto del 2017 en Lezama. :: fernando díaz/
César Remón, en agosto del 2017 en Lezama. :: fernando díaz

Otra rotura en el sóleo deja a la UDL sin el centrocampista por un plazo aún sin definir

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Debajo del gemelo existe un músculo con forma de sandalia (por esa morfología los romanos decidieron darle su actual nombre), que permite extender el pie y elevar el talón. El sóleo. «El maldito sóleo», pensará César Remón. El capitán de la Unión Deportiva Logroñés está viviendo un calvario debido a sus problemas musculares.

Ayer, el club blanquirrojo anunció en un escueto comunicado médico que sufría una rotura en ese músculo y que su plazo de recuperación está «pendiente de evolución». Un eufemismo para una lesión que suele tardar en recuperarse unas tres semanas, pero es mejor ser prudente. Porque Remón ha encontrado en el sóleo su talón de Aquiles.

El martirio se remonta al inicio de la campaña 2017/2018. En las instalaciones de Lezama, la UDL se enfrentaba al filial del Athletic. Era un 20 de agosto. César Remón salió en los últimos ocho minutos para sostener al equipo. Pero algo hizo 'crack' en su pierna. A partir de ese momento, las lesiones musculares han sido una constante para el futbolista riojano, que siempre ha sabido remontar pero al que le está costando encontrar una continuidad.

Si hace dos semanas Remón protagonizaba un gran partido ante el Amorebieta, el pasado sábado aguantó 45 minutos. Nada más volver de los vestuarios en Sarriena, el centrocampista era el primer cambio de Sergio Rodríguez. No podía seguir. Tras varios días de prueba, la ecografía encontraba esa lesión de Grado II (es decir, una rotura que no llega a quebrar el cuerpo del músculo, pero sí su capa externa) que le va a tener apartado de los terrenos de juego varias semanas.

El quebradero de cabeza continúa para César Remón, que a los 33 años está encontrando al enemigo en casa. Una situación que, por ejemplo, ya ha vivido el galés Gareth Bale, al que su sóleo le ha amargado durante muchos meses.

A lo largo de esta campaña, el futbolista ha podido disputar siete encuentros y 352 minutos. Tras el choque ante el Amorebieta, el capitán reconocía que no podía relajarse porque le había costado mucho tener esa oportunidad. «No puedo desperdiciarla», aseguraba. La titularidad en Sarriena parecía un paso adelante hasta la confirmación de esta lesión.

Un duro palo para el futbolista, pero también un grave problema para Sergio Rodríguez, técnico de la Unión Deportiva Logroñés. Porque la plaga de lesiones que está sufriendo el equipo está mermando especialmente la medular blanquirroja. Ahora mismo, a la espera de la evolución de sus compañeros, sólo Carles Salvador y Olaetxea parecen llamados a ocupar ese doble pivote. Un canterano, Dani Gordo, deberá reforzar a la primera plantilla. Y, mientras, se espera a otro futbolista.

Andy ya se ejercita

Ese hombre es Andy Rodríguez. En el encuentro ante el Amorebieta sufrió una falta que le dañó el tobillo en el minuto 13. Su sustituto en ese momento fue César Remón. Han transcurrido menos de dos semanas de ese desafortunado golpe y Andy ya se ejercitó ayer junto a sus compañeros en varios ejercicios, aunque no en todos. De momento, hay que pensar en preservar esa articulación maltrecha. El paso de los días determinará si está en condiciones de entrar en la convocatoria ante el Gernika o, incluso, de jugar. Pero, de momento, parece complicado puesto que el plazo de recuperación dado fue de tres semanas. Con sólo 14 días de recuperación resulta difícil pensar en ello, pero nunca se sabe.

También evoluciona a su ritmo Álvaro Arnedo, pero sigue siendo demasiado pronto para que se pueda contar con él.

La otra buena noticia en el entrenamiento de ayer fue la presencia de Mikel Santamaría. Su lumbalgia remite y en el Mundial'82 también realizó diversos ejercicios. Si el técnico lo decide y si no sufre ninguna recaída, podría entrar en la lista.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos