UD LOGROÑÉS

Tan propicio como peligroso

Lander Olaetxea intenta alcanzar el balón en un rondo, al inicio de la sesión del viernes. /Fernando Díaz
Lander Olaetxea intenta alcanzar el balón en un rondo, al inicio de la sesión del viernes. / Fernando Díaz

La UDL se mide hoy a un rival al que goleó antaño, pero que llega a Las Gaunas sin conocer el triunfo

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«La exigencia siempre es la misma, pero para nosotros jugar en Las Gaunas es una ventaja porque estamos acostumbrados a él y contamos ante nuestra gente. Ha pasado».

Exigencia. Una constante en la vida de la UD Logroñés. Los riojanos regresan a su feudo con la exigencia y la urgencia de ganar esta tarde al Gernika (17.00 horas). Ganar para no meterse en líos, si es que esta campaña los han logrado evitar. Revivieron ante un adversario vasco, el Real Unión, y claudicaron ante otro once vasco, el Leioa. El Gernika recoge el relevo de ambos, si bien toma el testigo que le cede el cuadro de Sarriena, porque aquel duelo ante los irundarras está olvidado.

En noventa minutos, la UD Logroñés pasó de soñar con dar un paso más hacia el play off de ascenso a vivir la desilusión de alejarse de él. Tanto una realidad como la otra son anecdóticas a estas alturas de la competición, aunque siempre es mejor codearse con retos atractivos que con aquellos que generan miedo. El partido de esta tarde no genera temor, pero sí respeto porque el cuadro guerniqués se presenta en Las Gaunas con la etiqueta de ser el único que no conoce la victoria en el grupo. Para unos, partido trampa; para otros, compromiso para cerrar la herida abierta hace ocho días y dar un nuevo impulso al rumbo marcado en origen.

La UDL necesita ganar para dejar claro que la derrota en Lejona fue un error y no un cambio de tendencia

La derrota y las lesiones han marcado los debates de la semana. En Sarriena se lesionó César Remón y allí llegó alejado de la competición Andy Rodríguez. El granadino regresa a la citación después de haberse ejercitado un puñado de minutos con el grupo en las dos últimas semanas. Su duda permanecerá hasta los instantes previos al inicio del encuentro. De hecho, Sergio Rodríguez ha citado a Guille Cabrera, del filial. Es decir, diecinueve; es decir, hay un descarte.

El eje del equipo es una de las preocupaciones del preparador. Hay más. Con Remón y Arnedo fuera de combate, Andy es la solución, pero no está al cien por cien. En Sarriena salió del atolladero retrasando a Lander Olaetxea. El viernes, Rodríguez no descartaba el uso de un doble pivote, pero en Las Gaunas necesita de un equipo ofensivo, vertical y sobre todo que sume los tres puntos. «Si queremos estar arriba, debemos ser contundentes en este tipo de partidos y sacar resultados muy positivos, porque sino se complica todo y entras en una rueda negativa, de falta de confianza», advierte el entrenador.

Advertencia que tiene más base sobre la que apoyarse: la defensiva. Después de cinco encuentros en los que mantuvo la portería a cero, la UD Logroñés volvió a cometer errores y se vio con dos goles en contra en dos minutos. «Está claro que algo nos faltó en Lejona», reflexionaba antes de recordar que su equipo ha crecido en la tabla gracias a la «concentración defensiva y a mantener la portería a cero». En ese escenario, el gol se traduce en el premio gordo, tres puntos.

Lo cierto es que si por historia se guían, el Gernika es el rival propicio. Dos veces ha visitado Las Gaunas y en las dos ha perdido. Ha encajado ocho goles y ha marcado uno. En la primera de ellas, la UDL firmó su victoria más amplia en el Municipal. 5-1 ganó el 14 de mayo del 2017 en el que fue el último encuentro de aquella liga en la que se peleó por la permanencia. Tres goles de añorado Coulibaly y uno de Espina y Muneta. Su segundo viaje, el 8 de abril pasado, se saldó con un claro triunfo, 3-0, con Sotillos, Salva Chamorro y Titi como protagonistas. Ninguno de esos seis hombres viste ya la camiseta blanquirroja.

Esa misma historia, pero más reciente y centrada en la trayectoria del Gernika lejos de Urbieta, dice que no sabe ganar como visitante. Cuatro desplazamientos, cuatro derrotas, una de ellas en Calahorra. Ocho goles a contra y uno a favor. Con estos números, el caldo de cultivo que permite pensar en una cómoda victoria puede convertirse en el peor enemigo de los jugadores y, sobre todo, de la grada. No hay que olvidar, además, las dificultades de los riojanos ante rivales peor clasificados. El sueño del play off de la pasada campaña se marchó por ahí, por los enfrentamientos con esos conjuntos. No fue contundente y lo pagó. Y en este mismo ejercicio no fue capaz de ganar a Durango y Langreo y cayó ante el Sporting, que no había vencido hasta pisar Las Gaunas.

Sergio Rodríguez debe dar forma a su once. A la duda de jugar con uno o dos pivotes suma cómo encajar a Rayco. Si se apoya en la dupla defensiva, el canario podría arrancar de una banda, la izquierda, en la que viene trabajando Rubén Martínez. Incluso por medio si juega con un único punta, medida habitual en el técnico. Rara vez ha juntado desde el inicio a Marcos André y Ander Vitoria.

«No debemos pensar que por tener esa diferencia en la tabla el encuentro será más sencillo. El Gernika vendrá con el cuchillo entre los dientes en busca de los tres puntos y nosotros debemos afrontar el duelo en esta línea, pensando que es un enfrentamiento fundamental y que debemos hacer un buen partido», resume Rodríguez.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos