La plantilla blanquirroja realiza una suave sesión y hoy disfruta del día de descanso

Sergio Rodríguez confía en contar para el domingo con Santamaría; Olaetxea y Paredes están muy recuperados

E.M. LOGROÑO.

Los jugadores de la UD Logroñés volvieron ayer a los entrenamientos tras el triunfo en Baracaldo. Después de los tres puntos y regresar a los puestos de 'play off', todo se ve de otro color. Como es habitual después de los partidos, los titulares disfrutaron de una sesión de recuperación física, muy suave.

Más trabajo tuvieron los que no jugaron o no estuvieron en la covocatoria. Todos ellos, además de los jugadores del filial que se ha convertido en unos fijos en los entrenamientos del primer equipo, se emplearon a fondo a las órdenes de Sergio Rodríguez. Las mejores noticias para el técnico de la UD Logroñés es que los lesionados evolucionan muy bien.

El que mejores sensaciones transmite es el central zurdo Mikel Santamaría, que podría estar ya este fin de semana a disposición del entrenador para el partido frente al Langreo. Además, lesionados de larga duración como Olaetxea y Jaime Paredes, se muestran ya muy recuperados. Hay luz al final del túnel.

Otro de los lesionados, el delantero Ander Vitoria, trabaja en el gimnasio a la espera de recuperar las sensaciones. «La semana que viene vuelvo», decía ayer el delantero vasco.

Como recordaba el técnico blanquirrojo hace unos días, se acerca la semana en la va a poder disponer de la mayoría de los jugadores. De hecho, lograr los resultados que está firmando la UDL, en las circunstancias actuales, es una de sus principales virtudes.

La plantilla disfruta hoy de una jornada de descanso y mañana regresará al trabajo para preparar el partido contra el Langreo.