Los penaltis, favorables a los rojillos una vez más

S.M. LOGROÑO.

Llegada la tanda de penaltis, el miércoles recorrió La Planilla un sentimiento de confianza en el equipo. Las últimas experiencias invitaban a ello. El Calahorra parece un equipo aliado con los penaltis en las últimas citas importantes, un factor determinante en cualquier competición a todo o nada. Atrás quedó el amargo recuerdo de la eliminatoria contra el Atlético Saguntino, cuya catastrófica tanda en el año 2016 dejó a los rojillos a las puertas de Segunda B. Los once metros ya no infunden temor.

Precisamente en la Copa del Rey se encuentra uno de los momentos de alegría que liga al Calahorra con esa lotería tras la prórroga. La temporada siguiente al fiasco ante el Saguntino arrancó con una eliminatoria copera frente a la UD Logroñés en La Planilla. El empate a cero dio paso a los lanzamientos, con el mal recuerdo aún demasiado reciente en los rojillos. Sin embargo, Del Puente, Satrústegui y Toledo anotaron para dejar en la cuneta al equipo blanquirrojo y alcanzar la segunda eliminatoria.

El otro recuerdo es más reciente e inolvidable para la afición rojilla. En la vuelta del pasado 'play off' de ascenso a Segunda B, el Calahorra decidió su suerte en Buñol ante el Atlético Levante desde los once metros. Los riojanos firmaron el pleno, anotando Iñigo, Yasin, Gonzalo, Sergio Parla y Adrien Goñi. Una tanda que catapultó al conjunto rojillo a Segunda B. Los penaltis volvían a sonreír al Calahorra.

Este verano, aunque sin tanta relevancia como los anteriores hitos, el Calahorra también venció al Burgos en el Trofeo de la Seta y el Champiñón después de un empate en los noventa minutos. En este caso fueron Rodrigo, Gabri, Parla, Auzmendi y Samuel los que anotaron. Resultó un buen entrenamiento para continuar con la racha. El miércoles, sólo Auzmendi falló, mientras que Parla, Barrón, Gabri y Rodrigo anotaron. Y que siga el ritmo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos