Segunda División B

Penaltis a cara o cruz con Nacho Zabal

Nacho Zabal se lanza a su derecha para detener el lanzamiento de Pedro./Sergio Martínez
Nacho Zabal se lanza a su derecha para detener el lanzamiento de Pedro. / Sergio Martínez

El portero rojillo ha detenido dos de las cuatro penas máximas que le han lanzado, la última en Mareo | El acierto del riojano fue clave para sostener a su equipo ante el Leioa en la segunda jornada y para evitar la remontada del Sporting B el domingo

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Los penaltis, suele repetirse, son una lotería en la que puede ocurrir cualquier cosa. Pero es importante comprar muchas papeletas. Suelen tener más a su favor los lanzadores, pero los porteros también juegan su parte y el Calahorra cuenta con un seguro en ese momento que concentra tanta tensión en un solo golpeo. Nacho Zabal detuvo en Mareo un penalti que resultó fundamental para que el filial del Sporting no neutralizase la renta riojana justo antes del descanso.

El guardameta se lanzó decidido a su derecha, volando para desviar el buen golpeo de Pedro Díaz. En la segunda jornada hizo lo propio, aunque en esa ocasión se movió a la izquierda para detener una pena máxima que pudo poner por delante al Leioa al inicio del partido. Dos de cuatro, ya que el Oviedo B y el Racing consiguieron marcarle desde los once metros. Un acierto sobresaliente para cualquier portero.

Nacho Zabal cuenta con una larga trayectoria en las categorías de plata y bronce en la que ya había destacado por esta circunstancia, tal y como relata: «Creo que no se me dan mal y en otras temporadas también he parado varios. El otro día me decían los compañeros que al ser alto si lo adivino llego más fácil». El portero riojano comenta que no existe una fórmula mágica y concreta para los penaltis, «son las sensaciones y la intuición del momento», y precisamente eso es lo que le llevó a detener el lanzamiento de la última jornada: «Tenía pensado tirarme hacia la izquierda, pero al ver colocarse al lanzador rival vi claro que la iba a cruzar, por su posición y su forma de ponerse, y cambié de lado».

«Tenía pensado tirarme hacia la izquierda, pero al ver colocarse al lanzador vi claro que la iba a cruzar y cambié de lado» Nacho Zabal | Portero del Calahorra

La parada llegó justo después de que el Sporting B recortase distancias tras los dos tantos riojanos y a punto de cumplirse el minuto cuarenta y cinco. Fue vital para que el Calahorra pudiese llevarse los tres puntos en Mareo. «Para los porteros parar un penalti es lo más parecido a hacer un gol para el resto, aunque quizá no está igual de valorado. Igual deberíamos inventar una celebración o algo así», bromea.

Más

Por otra parte, Zabal analiza cómo la exigencia que se proyecta sobre el equipo pese a estar cumpliendo con el objetivo sobradamente tiene una clara lectura: «Miramos siempre hacia arriba y es positivo que se nos pida más porque eso quiere decir que la gente ve que tenemos potencial para ello. Tenemos buen equipo y nos hemos dejado puntos por relajación y errores puntuales, pero son factores que no siempre tienen que ver con la calidad».

Nacho Zabal fue el primer fichaje del nuevo Calahorra hace casi medio año y sigue como entonces valorando el hecho de jugar en La Rioja tras tantos años fuera: «Estar en casa aporta muchas cosas. Me gusta vivir fuera, pero el día que sale malo, por ejemplo el del Durango, llegar a casa y estar con tus padres o tus amigos, cambia mucho la película a cuando estás solo».

Por último, el guardameta alfareño reconoce «estar muy contento» trabajando con Gonzalo y Gorka Alegría y haber «venido a sumar y ayudar», en relación a los partidos que ha sido suplente. «Me falta para llegar al cien por cien, pero creo que estoy haciendo bien las cosas», concluye. Su rendimiento en los penaltis es una buena muestra.

 

Fotos

Vídeos