Fútbol | Segunda División B

Un partido sin margen de error en Calahorra

Morgado juega el balón presionado por Manjón en un entrenamiento. /Sergio Martínez
Morgado juega el balón presionado por Manjón en un entrenamiento. / Sergio Martínez

El Calahorra recibe al Arenas con la necesidad de sumar para volver a tomar distancia con el descenso

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Llegó la hora de la verdad para el Calahorra. Ya no queda margen de error después de que los rojillos cayesen el pasado fin de semana en esa barrera psicológica de los tres puntos sobre el descenso. Solamente un partido de margen. Por ello el de esta tarde es otro de esos partidos señalados en el calendario, el que abre un mes de marzo a priori más proclive para escapar de la zona baja que anterior, que acercó al Calahorra a ella. Un duelo para retomar una dinámica positiva y verse en otra situación, como señaló el viernes Miguel Sola. Una importancia incrementada por el rival, el Arenas de Getxo (La Planilla, 19.30 horas), adversario directo en esa larga lucha por la permanencia.

El Calahorra cayó goleado en Miranda en una de esas tardes que terminan con la conclusión de que pese a que la igualdad impera en la categoría, las diferencias entre grandes y pequeños siguen siendo determinantes. No era un rival ante el que sumar. El Arenas sí lo es y no cabe otro resultado que la victoria en el partido que abre la transición hacia la recta final de la temporada.

Durante el mes de febrero los de Miguel Sola lograron sumar 4 puntos frente a rivales de la zona alta. Valiosos y meritorios pero insuficientes para una lucha en la que otros rivales que se encontraban por debajo en la tabla han recortado terreno de forma considerable. Está dejando el Calahorra la peor fase del calendario atrás y ahora ya no valen las excusas ni aludir a la superioridad de los contrarios. Arenas, Izarra, Cultural de Durango, Sporting B, Real Unión, Vitoria, Tudelano, Gimnástica de Torrelavega. Ocho rivales directos en doce semanas.

El Arenas debe ser el punto de partida para que el Calahorra comience a recuperar sus mejores sensaciones y logre una regularidad de resultados que ofrezca mayor tranquilidad después de varias semanas cayendo poco a poco hacia el pozo de la categoría. Los rojillos esperan haber tocado ya fondo y disfrutar a partir de ahora de una positiva evolución.

Miguel Sola se enfrenta esta tarde a varios dilemas en su once, concentrados en su parcela ofensiva. En la defensa, el técnico tiene muy poco donde elegir. Las bajas por lesión de Cristian y Gonzalo Pereira y de Javi Barrio por sanción sólo ofrecen una opción, una línea de cuatro en la zaga con Yasin, Regino, Echaide y Morgado. La única alternativa que se plantea es la incorporación de Sergio Parla como central, aunque el madrileño actuará a buen seguro como mediocentro junto a Emilio, ya fijo en el once.

Las cuatro posiciones de ataque son las que dan más lugar a la imaginación. Podrían jugar los rojillos con dos extremos y dos puntas o una línea de tres por detrás de Ubis. Samuel, Auzmendi, Goñi, Carralero e incluso Barcina y Sergio Benito cuentan con opciones. Dudas que se resolverán poco antes del partido.

El Arenas, por su parte, ha destacado esta temporada por ser uno de los equipos menos goleadores del grupo, al contrario que el Calahorra, que es uno de los que marca con más facilidad, al menos hasta las últimas jornadas. Los guechotarras solamente han anotado 19 goles, pero son por otra parte el equipo de la mitad baja de la clasificación que menos goles encaja. Tras una mala fase de la temporada han conseguido remontar con buenos resultados en el mes de febrero.

Marzo llega con un aire diferente para el Calahorra y el Arenas pero con las mismas necesidades para ambos. Pese a no lograr resultados, los riojanos han dejado buenas sensaciones en las últimas semanas y buscan replicarlas con mejores conclusiones. Una de las claves será aguantar el ritmo los noventa minutos, no apostar todo a una primera parte al cien por cien. Un cara o cruz que hasta ahora no está dando resultados. Y esta tarde se necesita la victoria.

Más