UNO A UNO

LA FE MUEVE MONTAÑAS

Rubén Martínez desaprovechó un mano a mano con Cebriá. :: fernando díaz/
Rubén Martínez desaprovechó un mano a mano con Cebriá. :: fernando díaz

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Esfuerzo y sacrificio de todos los jugadores en un partido que había que ganar sí o sí. Se hizo esperar, pero el gol llegó finalmente con el cabezazo de Bobadilla-

El mejor

Olaetxea
El vasco volvió a ser el jugador más destacado. Primero en el doble pivote con Salvador, barriendo todos los balones. Luego por detrás de Ander Vitoria, tras la lesión de Marcos André.

No tuvo muchos problemas ayer. Apenas un lanzamiento lejano. Se le vio muy atento para salir a cortar los balones largos del Vitoria.

El lateral se ha instalado en el lateral derecho. Ayer volvió a realizar un derroche físico encomiable. Le faltó algo más de entendimiento con Víctor en la primera mitad.

Sobrio y práctico, como se puede esperar de un jugador de su experiencia. Los delanteros del Vitoria no le pusieron en muchos apuros.

Lo hizo todo. Marcó el gol de la victoria. Y antes, cuando el equipo estaba atascado, se atrevió a salir con el balón jugado hasta el campo contrario sin perder la seriedad en su trabajo, el defensivo.

Cada partido que pasa demuestra más soltura en un lateral que no es el suyo. Contribuyó a que el equipo cierre otro partido más sin encajar goles.

El castellonense es un hombre fijo en los esquemas de Sergio Rodríguez. Y demuestra el porqué lo es partido a partido. Incansable durante los noventa minutos es un ejemplo para todos sus compañeros.

El gaditano está en forma, se nota. Cuando coge el balón encara con alegría y busca el desborde con más fe que al principio de temporada. De un córner que forzó él llegó el gol de la victoria de la UD Logroñés.

Regresó a la titularidad en la banda derecha pero no fue el mejor partido del jugador logroñés. Trabajó por su lado, buscó la línea de fondo para centrar e incluso lo intentó por dentro.

Titular en Las Gaunas desde el último domingo de septiembre, no fue su día. A raíz de fallar el penalti en el minuto 15 desapareció del partido durante unos cuantos minutos. Al final de la primera mitad volvió a protagonizar dos buenas jugadas.

Estuvo muy trabajador pero ayer no tuvo ocasión de brillar. No pudo acabar con éxito un mano a mano con el portero y además se tuvo que retirar lesionado en el minuto 76. Según la primera exploración, el brasileño sufre una fractura en la clavícula izquierda.

Tuvo un uno contra uno que no supo rematar con éxito. Pero a pesar de todo estuvo muy activo desde su salida al terreno de juego en sustitución de Víctor. Obligó a Cebriá a lucirse en un disparo con su pierna derecha.

Salió al campo para jugar junto a Marcos André como delantero, pero se quedó solo tras la lesión del brasileño. No ve portería aunque trabaja sin descanso.

Salió a falta de un cuarto de hora para reforzar la parcela central y cumplió. Cuando pudo abrió el balón a las bandas con criterio.