Un momento para mirar la diferencia de goles

Aunque no resulta aún clave, el 'goal average' particular es un aspecto que ya debe tenerse en cuenta

S.M.

«No estamos pensando más que en tratar de ganar el partido», apuntaba Miguel Sola en la rueda de prensa del viernes, previa al partido que enfrenta esta tarde a los rojillos con el Arenas después de ser preguntado por la importancia del 'goal average' particular ante rivales directos en esta recta final de temporada. Un factor que no adquiere importancia a la hora de preparar un partido en el que sólo se busca el triunfo, pero que puede poner la guinda para dejar un paso más atrás que lo que mandan los puntos a un equipo que puede estar empatado al final de temporada. No pocos descensos se han resuelto por esa diferencia de goles entre dos o más equipos.

Desde el Calahorra quitan importancia a este aspecto. Ante el Arenas, por ejemplo, los rojillos deberían ganar por una diferencia de dos goles o más para aventajar a los vascos en la suma de ambos duelos. En el partido de la primera vuelta en Gobela, el Arenas logró la victoria sobre los riojanos en la recta final por un 2-1 que les da ventaja en el enfrentamiento particular hasta el momento. Un partido, por cierto, que no fue nada parecido a lo que espera esta tarde en Calahorra.

Gernika y Amorebieta

Todos los goles cuentan a partir de ahora también por ello. Por ejemplo, Miguel Sola criticó en la derrota ante el Gernika un error defensivo que permitió a los vizcaíno anotar el 3-1 que anuló el mismo resultado que logró el Calahorra a su favor en La Planilla. Un tanto en contra del que podrían acordarse los rojillos. Además de los guerniqueses, el único rival directo al que ya se ha medido el Calahorra es el Amorebieta, en la primera jornada de la segunda vuelta, y el empate sin goles dejó el 'goal average' particular en favor de los rojillos, que ganaron en la primera mitad del campeonato liguero por 2-0.

Las cuentas no se hacen en caliente, por lo que sobre el césped esta tarde poco influirá ese resultado de la ida. No se correrán riesgos por aumentar una renta sólo por ello. Sin embargo, es un elemento más a tener en cuenta, y es que la recta final de la temporada no permite dejar ningún factor fuera de control.