CD CALAHORRA

El momento de dar el estirón

El momento de dar el estirón

La visita a la Cultural de Durango, colista del grupo, supone una buena ocasión para dejar más rivales atrás

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

El Calahorra está subido en esta segunda vuelta en una montaña rusa de emociones, que le lleva de cuestionarse todo hasta creerse con posibilidades de mirar el descenso a mucha distancia. Jornadas notables como la del triunfo ante el Oviedo B o la de la derrota por la mínima ante el Racing y de suspenso como el partido empatado frente al Arenas o el partido con el Gernika. Momentos de ilusión y decepción que han llevado al Calahorra a un punto definitivamente más tranquilo que en anteriores semanas, pero todo podría volver a cambiar esta tarde ante la Cultural de Durango (16.00 horas, Tabira). Los rojillos necesitan la victoria para dar el estirón en la clasificación, volver a alejarse de la zona peligrosa y concentrar por debajo a más rivales. Un resultado negativo encendería las alarmas una vez más.

El Calahorra ha vivido estos días con un ánimo bien diferente al que se respiraba por ejemplo hace dos semanas, después de empatar en un mal partido en La Planilla contra el Arenas. Los rojillos han encadenado una victoria en su visita al Izarra y una derrota que dejó un gran sabor de boca. Ante el Racing de Santander el Calahorra demostró que no había perdido esa competitividad de la que hizo gala especialmente en el primer tramo del campeonato. Fue un equipo muy sólido e intenso en labores defensivas. Un rival al que al Racing le costó mucho hacer gol, algo impensable hace unos meses.

En las últimas semanas el Calahorra ha demostrado un gran nivel en el aspecto defensivo, una evolución lógica tras los fichajes de invierno pero igualmente meritoria. Ahora, vuelven a llegar los problemas en esa parcela. Tanto Alberto Morgado como Regino, laterales izquierdo y derecho, se lesionaron ante el Racing y no podrán regresar al equipo durante un buen tiempo. Aún existen dudas sobre los plazos de recuperación, pero Miguel Sola ya debe acostumbrarse a vivir sin ellos, limitando sus opciones en defensa a cinco jugadores. Por ello existen poc as dudas sobre quienes ocuparán la línea de cuatro ante la Cultural de Durango, con Yasin y Pereira en las bandas y Echaide y Cristian en el centro. Barrio está siendo el sacrificado frente a sus compañeros, pero podría tener opciones según avance el encuentro.

Dos victorias consecutivas han dado a la Cultural de Durango una nueva ilusión

El Calahorra viajará a tierras vizcaínas con sus 19 jugadores disponibles, por lo que antes del partido el técnico deberá descartar a uno de ellos. Si en la defensa hay pocas dudas, conforme avanza el esquema del equipo estas van aumentando. Miguel Sola podría optar con Ubis como único delantero o apoyarlo con Samuel o Manjón, mientras que Goñi y Parla parecen fijos, y el resto de posiciones esperan inquilino con muchos candidatos.

En ese aspecto ha ganado también enteros el Calahorra. Ahora existe mayor competitividad por todas las posiciones y el cuadro riojabajeño está sabiendo aprovecharlo. Adaptándose a las posibilidades de su plantilla y también a las distintas circunstancias que se dan en cada partido.

Tabira es un campo de hierba artificial, pero muy diferente a Merkatondoa, donde jugaron los rojillos hace dos semanas. Su amplitud y calidad del césped permite un juego más fluido y de toque, algo a lo que la Cultural de Durango no ha renunciado pese a encontrarse en la última plaza del grupo.

El conjunto vizcaíno estaba hace una semanas destinado a convertirse en el primer equipo en caer a Tercera División, y más pronto que tarde. Sin embargo, dos victorias consecutivas ante el Langreo y el Sporting B le han dado una nueva ilusión. Aunque la permanencia aún se encuentra a ocho puntos, han encontrado un motivo más para pelear cada partido.

La Cultural de Durango afronta cada jornada como una final y por ello el Calahorra espera a un equipo que no renuncie al balón ni a asumir el protagonismo ofensivo. La necesidad invita a correr riesgos. Pero los rojillos también encuentran cierta urgencia en un partido que debe servirles para no complicarse en un momento crítico de la temporada. Una victoria dibujaría otro futuro.

Más