Marcos André sigue parado y es duda su participación el domingo

Javier Flaño y Paredes completaron la sesión matinal mientras el brasileño trabajó en el gimnasio y en rehabilitación

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

En el Mundial'82 parecía una mañana de invierno. Al gaditano Ñoño no le cuadraba la fecha con la temperatura. «Es un día de primavera normal», le vacilaba el vasco Ander Vitoria. Buen ambiente antes y durante la sesión matinal. Trabajo a pleno rendimiento, mucha verticalidad, buscando desbordar, lograr superioridades... Ejercicios rápidos, de los que gustan a Sergio Rodríguez, técnico blanquirrojo.

Y, desde la caseta de vestuarios, un delantero cariacontecido, con una mezcla de pena y envidia. Marcos André observaba un rato a sus compañeros. En chanclas. Su tobillo izquierdo no le permite calzarse los tacos. Toca prevenir. El brasileño no participó de la sesión y su presencia en el partido de vuelta ante el Badajoz corre mucho peligro.

Si no mejora en las próximas horas, no llegará. Además, se corre el riesgo, si no cura bien el edema, de provocar una rotura y el 'play off' puede ser largo. Aunque también puede acabarse de manera repentina. Una duda más para la cabeza del técnico blanquirrojo que siempre ha optado por la prudencia, aunque ahora las circunstancias obliguen a salir siempre con todo. El brasileño estuvo en el gimnasio, ejercitándose en solitario, y trabajando en la rehabilitación de su articulación con el fisioterapeuta.

Si la ausencia de Marcos André fue la nota negativa de la jornada, la positiva fue que Jaime Paredes completó toda la sesión sin ningún problema. El lunes abandonó la sesión antes de tiempo pero sólo fue un pequeño susto.

Por la banda derecha estuvo, y a pleno rendimiento, Javier Flaño. El navarro sufrió una rotura muscular hace quince días y ya parece recuperado. Si el preparador así lo determina, podría estar el domingo en la convocatoria para el choque ante el Badajoz.