CD Calahorra

Mismo lugar, distinta situación

Sergio Parla juega el esférico en una acción del partido de Las Gaunas. /Juan Marín
Sergio Parla juega el esférico en una acción del partido de Las Gaunas. / Juan Marín

El Calahorra sigue a cinco puntos del descenso después de dos positivos resultados

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

El 27 de enero, el Calahorra perdía por 3-1 en su visita al Gernika en uno de los peores partidos de la temporada y sin duda el más preocupante. Los rojillos se quedaban a cinco puntos del descenso, posiciones que no veían tan cercanas desde meses atrás. Quince días después, el Calahorra se encuentra en el mismo lugar. Cinco puntos le separan del Gernika y el Amorebieta, pero la situación es bien diferente después de dos buenas actuaciones con una victoria y un empate que han mostrado otra versión del Calahorra, mucho más competitiva e intensa.

Los números pueden interpretarse de diferentes maneras, y esa misma distancia que hace dos semanas encendía las alarmas del Calahorra es hoy una posición meritoria después de sumar frente a complicados rivales. Más allá de las cifras importa la imagen y eso ha cambiado mucho en este mes de febrero. En enero, el Calahorra sumó solamente dos puntos en cuatro jornadas, cayendo poco a poco en una apatía rota por el cierre del mercado invernal y la necesidad de una rápida reacción.

La victoria ante el Oviedo B sirvió para dejar atrás aquella mala racha de ocho jornadas sin lograr los tres puntos. En ese partido el Calahorra innovó en posicionamiento táctico y descubrió una actitud que parecía olvidada, especialmente en sus citas en La Planilla. De uno de los peores partidos de la temporada, en Urbieta, pasó a uno de los mejores. El nuevo Calahorra volvió a ilusionar y a demostrar su capacidad de situarse en posiciones más cómodas de la tabla, que durante tantas semanas disfrutó.

Más allá de las cifras importa la imagen y eso ha cambiado mucho en este mes de febrero

Podía ser flor de un día, pero el Calahorra pasó con buena nota su prueba de fuego en Las Gaunas. Lejos de sentirse intimidados por un rival imparable, los rojillos estuvieron dispuestos a asumir desde el inicio un papel protagonista, dejando claro su aspiración a la victoria y rompiendo en sólo cinco minutos la racha de imbatibilidad de Miguel Martínez, portero de la UDL. Más allá de ese inicio dominador, el Calahorra fue un equipo compacto, competitivo e inteligente, virtudes que también desaparecidas durante muchos momentos. El partido frente al Barakaldo, en la jornada 12, fue quizá un encuentro de similares características aunque de marcador más positivo.

Que cuatro puntos después el Calahorra siga a la misma distancia del descenso demuestra también el peligro de sus rivales directos y la importancia de estos últimos dos resultados. En esta jornada, el Gernika, el Tudelano y el Arenas Club ganaron, mientras que el Amorebieta, la Gimnástica, el Real Unión y la Cultural de Durango sumaron un punto. La tendencia rojilla debe mantenerse para no sufrir.