«Logroño vivirá un punto de inflexión cuando se logre el ascenso»

«Logroño vivirá un punto de inflexión cuando se logre el ascenso»

El futbolista logroñés llega a Las Gaunas una vez más con una camiseta foránea

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

Álvaro Corral (Logroño, 30/5/1983) regresará el domingo a Las Gaunas con la camiseta del Tudelano. Es uno de los tres riojanos que juegan en el antiguo Elola, junto a Iñaki Jiménez (compañero de viajes) y Fernando Delgado. Corral, como otros muchos futbolistas riojanos, se buscó el futuro más allá de las fronteras de su casa. Unos volvieron; él, no. Desde que jugó en el Recreación ha viajado por España, aunque su gran momento lo vivió muy cerca, en Miranda de Ebro. Seis temporadas fantásticas, con dos fases de ascenso, un ascenso y cuatro campaña en Segunda B. 403 partidos suma desde que debutó con 19 años en esta categoría con el Aurrerá. «No estoy yo para dar soluciones, pero la ciudad vivirá un punto de inflexión cuando se logre el ascenso. Entonces se dará cuenta de la diferencia entre Segunda B y el fútbol profesional. Eso son palabras mayores», resume.

- ¿Sabe que ha superado los 400 partidos en Segunda B y Segunda? Concretamente, 403.

- No sabía. La verdad es que no llevo la cuenta. Habrá jugadores que tengan cifras más altas, pero puedo estar satisfecho con esos números.

- Lejos queda aquel Álvaro Corral que jugó dos temporadas en el Recreación, hasta el verano del 2005.

- Lejos, pero fue una etapa que me dejaron recuerdos muy bonitos. La confianza que mostró tanto el club, como Galilea y Vega en mí ha sido muy importante para estar donde estoy ahora.

- ¿Y por qué no ha vuelto a enrolarse en un equipo riojano desde aquel año?

- Son circunstancias. Sí que es verdad que cuando me fui a Zamora me llamó José Ignacio, que entonces era director deportivo del Logroñés CF. Después no se ha repetido la opción, aunque he podido vivir en mi casa porque he jugado en ciudades cercanas. Ahora bien, si me hubiese llegado una oferta para jugar en Logroño la hubiese valorado y la hubiera visto con buenos ojos.

- De la UDL dicen técnicos y jugadores que tiene un gran equipo y que hace un gran fútbol. Otros afirman que con esta idea es muy complicado ascender desde una categoría donde prima el fútbol más práctico o menos vistoso. ¿Qué le parece?

- Es básico que un equipo tenga una identidad y en este caso es muy importante que al Logroñés se le haya encasillado en un modelo de juego en el que todos creen y reman en la misma dirección. Para mí es una de las claves para futuros éxitos y es bueno para el club. Lo dice alguien que lo ve desde fuera. Para mí no es incompatible jugar bien a fútbol y lograr los objetivos marcados.

- Después de haber disfrutado tanto en Palencia y sobre todo en Miranda, ¿atisba una solución al fútbol logroñés?

- Llevamos muchos años en esta situación. El fútbol de Logroño me genera un poco de tristeza, porque creo que hay mimbres y gente que quiere trabajar bien y que desea que haya un fútbol que hemos vivido tanto mi generación como anteriores. Un fútbol bonito, un ambiente realmente grande. La ciudad vivirá un punto de inflexión cuando se logre ese ascenso, porque entonces se marcará la diferencia entre el fútbol aficionado y profesional. No hay que engañar a nadie y Segunda B es una mezcla entre fútbol aficionado y profesional. Segunda y Primera División son palabras mayores que reflejarían las grandes diferencias respecto a Segunda B. Tampoco puedo dar soluciones.

- El Leioa truncó una racha de siete partidos sin perder y quince puntos sumados. ¿Les ha afectado esa derrota?

- Comenzamos el año 2018 bien y logramos enlazar varios resultados buenos que nos han permitido dar un salto cualitativo en la tabla. A la UDL también le ha pasado algo similar, por lo que ambos llegamos en una situación muy parecida.

- Diez empates reflejan sus enfrentamientos. ¿No frena en exceso el punto a punto?

- No creo que penalicen, ya que empatar también significa sumar. Ojalá estuviéramos toda la temporada entre los cuatro primeros, pero con la igualdad que hay en este momento lo que nos interesa es llegar al último instante con opciones de meternos en 'play off'. Tratamos de no descolgarnos, por lo que cuando no puedes ganar si al menos empatas es bueno.

-En el partido de ida, Tudelano y UDL empataron. Ahora bien, el partido del domingo es totalmente diferente por muchos condicionantes.

- Las segundas vueltas es donde se marcan las diferencias. Todos los equipos tienen algo que jugarse. Por diferentes motivos, pero siempre hay algo en juego. Pero no sólo peleas por los puntos, sino también por el goal average. Para nosotros es muy importante este encuentro porque es un rival que está por delante en la tabla, pero casi a la par, por el empate de Tudela y porque vencer supone algo más que los tres puntos, ya que en caso de acabar igualados estaríamos por delante.

- ¿Les exigen el play off?

- De puertas para adentro sí es un objetivo. Es el que nos hemos marcado y para el que trabajamos. Al final de temporada se verá si ese trabajo ha sido bueno. Ahora bien, el aficionado también nos exige.

- Usted coincidió con Carlos Pouso en la mejor etapa del Mirandés. ¿Le extraña que no haya podido ascender con la UDL?

- Hay que partir de la base de que el objetivo de ascender es muy complejo porque somos muchos equipos para cuatro plazas. Carlos llegó en un momento delicado para la UDL y aun así fue capaz de jugar dos play offs de ascenso. No lo logró, pero es quien más cerca ha estado de ese ascenso, junto a Sergio Rodríguez, que tiene la opción de igualar esos registros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos