La UD Logroñés recuerda su primer año de vida

Carles Salvador juega el esférico ante la presencia de Caneda. /Justo Rodriguez
Carles Salvador juega el esférico ante la presencia de Caneda. / Justo Rodriguez

Los riojanos se presentan esta noche ante el Castilla, primer equipo que visitó Las Gaunas | Después de tres partidos de pretemporada, los blanquirrojos abren el Municipal ante un adversario ligado a su corta historia

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

El 2 de agosto del 2009, la UD Logroñés daba a conocer su proyecto en Las Gaunas y lo hacía frente al Castilla. Era el primer partido de los riojanos ante un público que volvía a respirar la afmósfera de Segunda División B. Apenas unas semanas antes, el Varea había logrado el ascenso de categoría y se había transformado en UD Logroñés tras la aparición de Félix Revuelta. Nueve años han pasado desde aquel día y la UD Logroñés inicia su décima campaña como si partiera de cero en muchos aspectos. Se presenta hoy en Las Gaunas y de nuevo con el Castilla como invitado (20.00 horas, Real Madrid Televisión). En aquella ocasión, el filial del Real Madrid venció por 1-2.

De aquellos jugadores que se embarcaron en proyecto inédito no queda nadie. El único superviviente es el fisioterapeuta José Miguel Martín. En aquel equipo estaban jugadores como Pisón, Álex Pérez, Manuel Rubio, Luigi, Olavarrieta, Óscar Arpón, Raúl Torres, Diego Cervero... Algunos de los futbolistas que han vestido la camiseta blanquirroja en estas nueve temporadas. En el Castilla asomaba Nacho, en el centro de la zaga. Hoy colecciona títulos con el Real Madrid y es internacional con España.

Aquel proyecto lo presentó Luis del Olmo, hoy jubilado; Félix Revuelta presidió desde el palco, costumbre que practicó y en la que hoy no se prodiga tanto, aunque su compromiso con el club es tan absoluto como que este año le ha dotado de más capital para invertir en jugadores. Aquel 2 de agosto, la UD Logroñés sumaba 1.500 abonados, cifra que caminaba hacia las cotas elevadas de su historia. La continuidad en la categoría ha ido minando las ilusiones.

El Castilla está ligado a la UD Logroñés por sus partidos y por las cesiones de jugadores

Los socios blanquirrojos tienen acceso libre a este partido y, quizá, al del próximo miércoles

Nueve años después, este club poco o nada tiene que ver con aquel que nació de un pacto futbolístico y económico entre Ángel Aguado y Félix Revuelta. Aquel era un equipo, el de hoy es un club. Una entidad que ha sido capaz de recuperarse a las decepciones de cada mes de mayo, que ahora sí está estructurado con una dirección deportiva no unipersonal y una torre de equipos que tiene su base en el recién creado conjunto en categoría Infantil y su cima en el de Segunda División B. Entre ambos, cuatro conjuntos más en una clarísima apuesta por la cantera, como ha expuesto la composición de la plantilla del Promesas. Y a nivel social, está implantado en la ciudad y, con timidez, en la comunidad. Ahora bien, le siguen faltando dos logros: el ascenso que lo cambia todo y, en menor medida, la ciudad deportiva, cuyos bocetos y planos duermen en cajones a la espera que de las palas entren en una finca. La que sea, pero que entren.

El Castilla ha protagonizado momentos importantes en la corta historia de la UD Logroñés. Participó de la presentación del proyecto, pero sobre todo fue el bálsamo adecuado a una temporada convulsa, la del adiós de Carlos Pouso. Valdebebas fue el escenario en el que se produjo el flechazo entre la afición y el club, por un lado, y Sergio Rodríguez. Allí ganó la UDL por 0-4 en un momento muy difícil. Allí debutó en Segunda B Guille Cabrera, en un guiño a la cantera. Y el Castilla fue el invitado ideal para que la UDL huyese del peligro del descenso, ya que acudió a Las Gaunas y se marchó con otros cuatro goles en su cuenta en uno de los mejores partidos de la era Sergio Rodríguez.

Más

A aquel y este Castilla les unen, además, varios nombres propios. Jordan Gaspar, jugador que fue traspaso al club blanco; Alejandro Sotillos, que el año pasado jugó y creció en la UDL cedido por el Real Madrid; y Sergio Reguilón, sobre todo Reguilón. Llegó a Logroño imberbe, sufrió en su primera temporada, en la que regresó a Madrid en enero después de una de las ovaciones más cerradas que se han tributado a un jugador en Las Gaunas, y repitió un año después para dejar impreso su nombre en la historia blanquirroja. Hoy vive sus primeros minutos en el Real Madrid y quien más quien menos recuerda su desparpajo por el carril izquierdo de Las Gaunas e incluso su anarquía táctica que le hacía imprevisible. Y nadie olvida ni sus cuatro goles al Athletic ni su paso por el club y la ciudad.

Sergio Rodríguez dará minutos a todos sus jugadores. Planteará el partido acorde a lo que ha estado trababajando. César Caneda, que no jugó en Anguiano, es la única duda. Se recupera de la sobrecarga muscula que le impididó disfrutar de más minutos en Isla. El resto está en condiciones de hacer frente a un adversario de la categoría, capaz de desequilibrar en individualidades, pero más básico en comportamiento colectivo. A este partido en Las Gaunas le sucederá el del miércoles, ante el Numancia.

 

Fotos

Vídeos