La UD Logroñés busca pichichi

Marcos André, en un gesto típico del brasileño después de marcar gol. :: fernando díaz/
Marcos André, en un gesto típico del brasileño después de marcar gol. :: fernando díaz

Con al adiós de Marcos André, el equipo riojano aspira a encontrar un nuevo referente ofensivo | Ander Vitoria, David González e incluso Rayco deben tomar el relevo goleador que había asumido el brasileño

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

La UD Logroñés busca pichichi tras el adiós de Marcos André. Aspirantes: Ander Vitoria, David González y Rayco García... y si es posible más.

El gol siempre cotiza. En todas las categorías, pero sobre todo en aquellas en las que es necesario firmar un alto porcentaje de acierto en el área. Marcos André ya es jugador del Valladolid Promesas, por lo que se encontrará en el camino de la UDL esta temporada. Con él se marcha un futbolista que la pasada campaña fue el máximo goleador del equipo, con 12 tantos, y que en las dos anteriores sumó otros 14 más. En total, 26 tantos. Ocupa el segundo puesto en la tabla de goleadores históricos de los riojanos, únicamente superado por las 57 dianas que firmó Diego Cervero entre el 1 de julio del 2009 y el 1 de julio del 2012.

Al asturiano le cabe el honor de haber sido el máximo goleador del equipo en cada una de las tres campañas en las que jugó en Las Gaunas. En la primera firmó 13 goles; en la segunda, 24, incluidos los seis que anotó en la Copa del Rey; y en la tercera, la de su despedida, alcanzó los 20 tantos, su mejor registro en Liga. Por cierto, nadie lo ha superado hasta la fecha.

La marcha de Cervero dejó un notable vacío en ataque. La solución estaba cerca, en Calahorra. Un desconocido Mario Barco llegó a Oyón, donde se entrenaba por aquel entonces la UDL, para probar fortuna, se quedó y tras un año se marchó a Lezama siendo el pichichi del equipo, con 10 goles, 9 de ellos en liga.

La quinta temporada fue más compleja en todos los sentidos. Muy pocos goles. Así, Eduardo Ubis y Adrien Goñi, hoy en el Salamanca y en el Calahorra, respectivamente, empataron en lo más alto de la tabla de realizadores, con 6 goles cada uno de ellos. La cifra más baja en la historia del pichichi en la UDL.

La llegada de Carlos Pouso estuvo acompañada por el fichaje, entre otros futbolistas, de Juan Carlos Menudo. Nadie conocía a este jugador andaluz que firmó doce goles en la temporada, incluido aquel que marcó en el 'play off' de ascenso al Huracán. La UD Logroñés se cruzará con su exjugador esta campaña, pues ha firmado por la Cultural Leonesa.

La segunda temporada de Pouso en el banquillo descubrió al quinto pichichi de la entidad: Pere Milla. Dieciocho goles sirvieron al media punta para darse a conocer y firmar por el Eibar, aunque luego fuera cedido a equipos como el Numancia para regresar al cuadro armero. Milla fue uno de los grandes protagonistas de aquel ejercicio, sin olvidar a otros goleadores como Carlos Fernández (7) o los asturianos Iker Alegre (7) o Titi (5).

De Asturias llegó otro pichichi como lo fue Pablo Espina. Dejaba el Lealtad para probar fortuna fuera de la tierra, como antes había hecho Diego Cervero y ahora David González. Espina completó una magnífica campaña y firmó 11 goles jugando como segundo punta y sin olvidar que la temporada 2016/17 contó con tres entrenadores en el banquillo. Fue el ejercio, a partir del 1 de enero del 2017, en el que Marcos André se sumó al primer equipo. Dos goles anotó.

Pablo Espina siguió en el equipo, pero dejó paso a un canario por el que había suspirado la UDL con anterioridad. Rayco García buscaba fortuna en Logroño. Diecisiete goles sumó, uno de ellos en la Copa, en una temporada de facilidad anotadora en la que, además, Ñoño y Marcos André sumaron otros veintidós goles, repartidos a partes iguales.

El último en añadirse a la lista de ilustres ha sido el brasileño. Marcos André arrancaba la temporada con la competencia de Ander Vitoria, que llegaba después de sumar 27 goles en dos campañas en el Barakaldo. André se despide con doce, dos de ellos en la Copa del Rey, pero como pichichi de una de las diez campañas de la UD Logroñés. Valladolid le espera.

Así, el ejercicio que arranca necesita de un nuevo hombre gol. Ander Vitoria suma 62 goles en los 256 partidos que ha jugado en la categoría. En sus dos campañas en Lasesarre marco 10 y 17 goles, respectivamente. Sus mejores números, incluidos los 11 tantos que logró en el Leoia en la campaña 2014/15. Con la UDL marcó 5 goles. Un gol cada 414 minutos de competición.

David González acumula 17 goles en los 71 encuentros en los que ha jugado en Segunda B. Su mejor registro lo protagonizó la pasada temporada en el Langreo, con 10 dianas en 27 encuentros. Un gol cada 222 minutos (algo más de tres partidos). Marcos André, cada 290 minutos.

Cuatro años en Valladolid

Marcos André ha firmado un contrato de cuatro temporadas con el Valladolid. Allí podrá estrechar la mano con quien, seguramente, ha sido y es uno de sus ídolos, Ronaldo Nazario, propietario de la entidad. Ahora bien, el conjunto de Pucela deberá decidir el destino del exblanquirrojos, pues no es jugador Sub'23, tal y como se explicaba ayer desde la capital castellana.

El brasileño cumplirá próximamente 23 años, antes del 1 de enero. Aunque arranca la temporada con 22, ocupa plaza sénior. Igual le ocurre a Pablo Bobadilla, por ejemplo, en la UDL. Cumplirá en noviembre 23 años y desde el inicio de campaña ocupa plaza sénior. El club vallisoletano pensaba hacerle ficha con el filial, que jugará en el mismo grupo que la UD Logroñés, y subirle al primer equipo en caso de necesidad, pero no le permite la legislación. Si está en el filial, jugará en el filial; si está en el primer equipo, jugará con él.

Así, otra puerta que se abre al delantero es irse cedido a otro equipo, quizá de Segunda División, para ir madurando. Los técnicos de la casa decidirán. Él, Marcos André, ya ha logrado un contrato mejor que el que tenía en Logroño y al que aspiraba.

Más