SEGUNDA DIVISIÓN B

La UD Logroñés busca su confirmación en Salamanca

La UD Logroñés busca su confirmación en Salamanca

Los blanquirrojos aspiran a derrotar en ocho días a dos de los principales aspirantes al ascenso a Segunda | El once logroñés acude a Salamanca con ausencias notables, pero con la confianza que le otorga la primera victoria liguera

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

logroño. Salamanca supuso hace unos años un enorme paso adelante para la UD Logroñés en la lucha que mantuvo por colarse por sorpresa en el 'play off' de ascenso a Segunda División. No lo logró, sin embargo, pero el cuadro riojano ganó en la que ha sido, hasta la fecha, su única visita al estadio Helmántico. Hoy repite, pero este Salmantino no es aquel Salamanca, aunque se llame Salamanca.

En el recuerdo quedan las imágenes en blanco y negro del campo del Helmántico, con una arquitectura de sus porterías inconfundible, con esas formas redondeadas del metal para sujetar las redes. Sin embargo, el fútbol no vive del recuerdo, como bien pueden dar fe Salamanca y Logroño, sino del presente y éste pasa por el enfrentamiento entre dos conjuntos que aspiran a salir del pozo en el que viven.

El Salamanca es un volcán dormido en este momento, pero que ya erupcionó en su banquillo con la efímera llegada del mejicano Chiquimarco. Pablo Cortés calmó la ira y dirige ahora al cuadro charro. Además, ha sido ratificado hasta final de campaña después de sumar siete puntos, aunque tres no son suyos.

Sergio Rodríguez define al Salamanca como equipo «agresivo y poderoso» en su estadio. Asegura que no le importa llevar «el peso del partido» y que genera «ocasiones». Nada nuevo. Es lo mínimo exigible a un aspirante al ascenso que ocupa a juicio del técnico el segundo escalafón, junto a la UD Logroñés, y por detrás de Cultural y Burgos. El primero perdió en Las Gaunas el domingo; el segundo no conoce aún la victoria.

Atentos a lo que haga el rival, pero también a lo que sea capaz de desarrollar Eduardo Ubis. El logroñés llegó demasiado pronto al equipo blanquirrojo o los técnicos no tuvieron la paciencia suficiente con él. Sea como fuera, Ubis es un goleador nato. No de números elevados, pero sí un goleador. A la UD Logroñés le ha marcado en repetidas ocasiones. Ubis sí es un peligro para los intereses riojanos.

Peligro, pero no el único. En este momento, el mayor enemigo de la UDL es la propia UDL, porque ningún equipo que afirme aspirar al ascenso puede recibir cinco goles en cuatro partidos. Imposible, salvo que disponga de un ataque letal, que no es el caso. Además, Rodríguez se encuentra hoy con la baja de Rubén Miño. No protagoniza el catalán un buen inicio de campaña. No ha logrado transmitir la seguridad que se espera de su currículum más antiguo. Ahora bien, no encajar goles no es sólo tarea del guardameta. Pablo Fid toma el relevo. Toda una incógnita.

No es el único cambio a tenor del discurso del preparador y de los contratiempos. Jaime Paredes no viaja a Salamanca por un problema muscular. Mejor parar un partido que varios. Miguel Santos tampoco se subió ayer al autobús. Estas ausencias han abierto las puertas a Víctor Socorro y Jaime Sierra. Tres jugadores Sub'23 para suplir a otros tantos mayores. El tercero es Yari Meykher, el portero del filial.

Además, Rodríguez espera para tomar una decisión sobre Míchel Zabaco, pero sobre todo debe decidir como construye la medular. Con un trivote más defensivo que ofensivo o con una mayor ambición. «No debemos tener miedo a afrontar los ataques, sino que debemos ser agresivos ofensivamente para defender atacando», decía el viernes el preparador. Lo que no dijo es si eso significa colocar sobre el campo jugadores de más talante ofensivo. Jaime Sierra es más ofensivo, pero aún debe mejorar su físico. Rayco García es una alternativa, máxime en un campo de dimensiones grandes. Ahora bien, si modifica el trivote, también alterará las bandas. Con él, bandas mucho más abiertas, a pierna natural; sin él, más tráfico por el centro, menos profundidad por el carril. Con Iñaki retrasado al lateral izquierdo, Javi Álamo y Rubén parecen ganar enteros.