CD CALAHORRA

EL LÍMITE ESTABA EN ZUBIETA

Cárdenas, uno de los
mejores, se lleva el balón
en el primer tiempo.
:: sergio martínez
/
Cárdenas, uno de los mejores, se lleva el balón en el primer tiempo. :: sergio martínez

El Calahorra cedió ante una mejor Real B, que decidió en los minutos finales

SERGIO MARTÍNEZ

zubieta. El Calahorra encontró ayer su límite. Estaba en Zubieta, un campo que infundía cuanto menos respeto, como su inquilino, una Real Sociedad B que el año pasado estuvo entre los mejores y este curso está dispuesta a volver a repetirlo. Después de un inicio de temporada sobresaliente, el Calahorra no pudo mantener esa línea que le mantenía entre los mejores del grupo. Fue menor que una Real B dominadora desde el saque inicial, sin discusión y concediendo muy poco a un Calahorra que mantuvo con uñas y dientes el empate a cero hasta el minuto 83, cuando Lapeña convirtió las sensaciones en realidad. Zubieta era el lugar para perder el primer partido de la temporada.

0

0

El partido fue prácticamente en su totalidad un monólogo del filial realista. Los primeros compases ilustraron lo que serían los noventa siguientes minutos. La Real Sociedad tocaba desde la defensa, no tenía prisa. Calma frente a un Calahorra obligado a correr tras el balón, como en Oviedo. En Asturias, el equipo carbayón imprimió más ritmo, pero también fue menos sólido y constante. La Real Sociedad es un equipo con más empaque y ambición. Inteligente para llevar el partido a su ritmo y no dejar al Calahorra el balón.

Real Sociedad B
Zubiaurre, Alex Sola, Le Normand, Lapeña, Muñoz, Thior (Olaizola, m. 69), Guevara, Gorostidi, Djouahra (Veiga, m. 80), Dávila (Celorrio, m. 61) y Roberto.
Calahorra
Nacho Zabal, Álvaro, Barrio, Cristian, Morgado, Parla, Cárdenas, Auzmendi (Javi Duro, m. 75), Goñi (Gabri, m. 60), Barcina (Barace, m. 67) y Eduardo Ubis.
Goles
1-0, m. 83. Lapeña
Árbitro
Gorka Mazo, asistido por Diego Ibáñez y Rubén Gámez (Comité de Castilla y León). Amonestó al rojillo Adrien Goñi.
Incidencias
Partido correspondiente a la sexta jornada de liga disputado en las instalaciones de Zubieta ante medio millar de espectadores. Hubo nutrida presencia de seguidores riojanos.

Cuando el equipo riojano robaba, la presión local era tan intensa que el balón duraba muy poco en los pies de los de Miguel Sola. Un balón pugnado por Eduardo Ubis en torno al cuarto de hora dio paso a varios minutos en los que el Calahorra piso terreno rival. Fue una ilusión.

La Real Sociedad obligó a Nacho Zabal a firmar su mejor actuación como portero rojillo

La Real Sociedad tocaba y tocaba y pronto empezó a obligar a Nacho Zabal a firmar la que quizá ha sido su mejor actuación como jugador rojillo. En el minuto 20, Dávila peinó un centro lateral que atajó el portero. Lo peor llegaría en los compases finales del primer tiempo. El árbitro decretó cuatro minutos de añadido por una interrupción inicial -no se habían colocado los banderines en las esquinas- y ese tiempo se hizo larguísimo para un Calahorra que contaba los segundos hasta el descanso. Antes de que llegase, Roberto obligó a Nacho Zabal a una soberbia estirada. El empate era casi un milagro.

La segunda mitad arrancó con una tímida reacción del Calahorra. Miguel Sola había advertido el viernes que tocaría defender, pero que no podía ser todo el partido. Volvió a ser demasiado poco para lo que necesitaba el Calahorra. Era necesaria una continuidad para dar la vuelta al choque, como ocurrió en Leioa. No ocurrió. Un par de centros laterales, de Goñi y Álvaro, que remataron Ubis y Barcina, fueron las mejores ocasiones. Precisamente la segunda estuvo cerca de abrir el tanteador, ya que Barcina cabeceó a la escuadra, pero el portero local se estiró para mandar a córner.

Un nuevo monólogo

Volvió el monólogo de la Real Sociedad, intercalado con inofensivas salidas de un Calahorra que no daba en ningún momento la sensación de que pudiese encontrar el camino al gol. Los locales mandaban, aunque su juego no fluía tanto como en la primera mitad. Pese a todo, minaban poco a poco el físico de un Calahorra que seguía trabajando por detrás del balón. El tiempo era el mejor aliado de los rojillos, que se encontraban cerca del empate. Un punto que sería sin duda celebrado, a la vista del encuentro.

El fútbol terminó por ser justo, para desgracia del Calahorra. En el minuto 83, una falta lateral era rematada por el defensa riojano de la Adrián Lapeña, que tras varios rechaces ajustaba. De nada valían las intervenciones de Zabal previas. Esta vez el portero no llegó. Lo intentó el Calahorra, que se veía por detrás en el marcador por segunda vez en la temporada. Era la definitiva. La Real Sociedad B fue superior en todos los aspectos y tuvo esa fortuna final que decantó un choque que termina una etapa de la temporada para el Calahorra. Hora de bajar los pies a la tierra. Ante el Mirandés, otra nueva oportunidad de ser grandes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos